Sequra permite demorar los pagos en comercio electrónico sin adelantar datos bancarios

Sequra es una startup española del ámbito “fintech” que ofrece soluciones para los principales problemas del comercio electrónico, “la confianza y la flexibilidad”. Para ello, introduce en España la posibilidad de pagar las compras siete días después de que los productos hayan sido enviados, sin necesidad de aportar previamente los datos bancarios del cliente. También ofrece fraccionar el pago en tiempo real, en el mismo momento de la compra.

Sergi Espada, director de ventas de Sequra.

Una de las características “innovadoras” de Sequra es que no se pide al cliente que introduzca sus datos bancarios ni que cree una cuenta en página web alguna, únicamente es necesario el número de DNI del comprador.

Con esto se consigue “eliminar las barreras de confianza” que hacen que muchas personas no se decidan a comprar en internet, según explicó a EFEempresas el director de ventas de la empresa, Sergi Espada.

El proceso es “transparente y natural” para el usuario, que cuando llega el momento de pagar ve la opción de hacerlo siete días después de haber recibido el producto.

Sequra replica el modelo de Klarna, una empresa Sueca que funciona desde 2010 en varios países del norte y centro de Europa. Varios de los trabajadores de Sequra proceden de dicha empresa, por lo cual “tenemos el conocimiento y la experiencia en el sistema, así como en los procesos”, asegura Espada.

Funcionamiento y ventajas de la plataforma

En el momento de realizar el pago, Sequra realiza “un scoring en tiempo real”, analizando más de veinte variables mediante un algoritmo propio que “aprende por sí mismo y modeliza los comportamientos de los consumidores”.

La información que analiza es diversa y entra en el ámbito de lo que se denomina “big data” (gran cantidad de datos que están en internet), abarcando desde la localización geográfica del cliente hasta el tipo de dispositivo con el que se conecta a internet.

También utiliza una base de datos propia de “más de un millón de clientes que ya han utilizado el servicio”, así como bases de datos externas si es necesario.

“Lo habitual es que cuando se realice el pago, el cliente haya comprobado ya su compra”

Una vez se realiza la compra, el producto es enviado por la tienda y el destinatario será informado vía e-mail para realizar el pago al cabo de siete días. Entonces, “lo habitual es que el cliente haya recibido y comprobado ya su compra”, explica Espada.

Estas compras están limitadas a un máximo de 400 euros, aunque la franja en la que funciona mejor el servicio es la que va de los 20 a los 200 euros, “margen en el que suelen estar las primeras compras en una tienda”, argumenta.

Otra opción es la de realizar el pago fraccionado en tres, seis o doce plazos, aplazamiento en el que no se cobran intereses; se repercute un coste fijo por cuota que varía entre 3 y 12 euros en función del importe del pedido.

En esta modalidad no hay un límite predeterminado a financiar. El comprador debe realizar un abono inicial del 25% del importe en el momento de la compra mediante una tarjeta de débito, y no se le solicitan datos adicionales.

Se han encontrado ocasionalmente con reticencias por parte de algunas tiendas, cuyos propietarios piensan que la gente va a utilizar el servicio para no pagar los productos recibidos. Pero el jefe de ventas de Sequra asegura que “hemos comprobado en dos años y con más de 100 comercios en marcha que esto casi nunca sucede”, y que no pasa “nada distinto a lo que sucede con las compras prepagadas”.

Afirma también que las devoluciones no se incrementan en las tiendas al implementar la plataforma, “la gente no devuelve más por el hecho de no haber pagado los pedidos”, y añade que “lo que sucede es que vuelven a comprar en la tienda e incluso la recomiendan a sus amigos, porque se les ha dado esa confianza“.

Diferencias con otras plataformas de pago existentes

Hay otros sistemas de pago en los que el abono se puede realizar también después de haber recibido el producto. La diferencia que destaca Espada es que con Sequra no es necesario “crear cuenta de cliente ni vincular datos bancarios al canal online” previamente a la recepción.

De esta manera “se vence la barrera que supone para los clientes la obligación de pagar antes de recibir el producto, generando una experiencia de compra muy normalizada“, ya que se consigue “igualar la tienda online a la tienda física, donde el cliente no paga hasta que comprueba y tiene el producto en su poder”, argumenta Espada.

Logotipo de Sequra.

Logotipo de Sequra.

Así, “ayudaremos a impulsar el crecimiento del comercio electrónico en España, país donde todavía tiene mucho recorrido”, añade Espada, que define la compañía como “un GPS para la gente que  no compra habitualmente en internet”.

Explica que Sequra realiza “una externalización del proceso de cobro“, función que  no anuncia ni publicita, dejando “que la propia tienda lo ofrezca como un servicio propio“.

Sequra abona el importe completo de los productos directamente a las tiendas, asumiendo cualquier riesgo tanto de fraude como de impago.

Cuando sucede un impago, Sequra lo reclama con recursos internos -por correo electrónico y SMS-, dando flexibilidad a los clientes para que puedan hacer frente a los pagos. En caso de que fuese necesario, podrían llegar a utilizar “recursos externos” o recurrir a “un proceso monitorio tradicional”.

Historia de la compañía y planes de futuro

La empresa la fundó David Bäckström, emprendedor de origen sueco residente en España desde hace más de diez años. Cofundador a su vez de otros proyectos como European Telemedicine Clinic, Bäckström es también colaborador del Grupo Intercom, incubadora de startups en la que se gestaron proyectos como Infojobs o Softonic.

Sequra fue constituida a finales de 2013, comenzando su actividad con comercios pequeños “para entender el comportamiento de compra y de pago del comprador Español”. Fase que duró unos seis meses y tras la cual comenzó a trabajar con clientes con mayores volúmenes de venta.

Actualmente colabora con más de 100 comercios de 16 segmentos diferentes, entre los que están Laredoute, Imaginarium o Xtremmedia. Según el director de ventas de Sequra, se integran “unas diez tiendas nuevas por semana, de las cuales el 90% realiza alguna transacción el primer día de la puesta en marcha del servicio”.

El objetivo de la compañía a medio y largo plazo es el crecimiento y la internacionalización, “cubrir el sur de Europa; principalmente España, Portugal, Francia e Italia“, a medida que los grandes comercios “quieran potenciar las ventas en economías poco desarrolladas tecnológicamente, donde ponerlo fácil es la clave para lograrlo”, concluye Espada.

La Bolsa en vivo en EFEempresasbanner-ayudas-y-otras-cosas

CORR_EFE_300x125

CORR_EFE_300x125Resumen de la prensa nacionalPortadas de los diarios economicosBANNER_I-a-la-carta_cibertienda_300X250