El sector financiero encabeza la apuesta por la inteligencia artificial

El sector financiero es el que más está apostando por la inteligencia artificial debido a la cantidad de datos que manejan de sus clientes, según han explicado varios expertos en una entrevista a Efe.

Los expertos han explicado que la inteligencia artificial es un campo de la informática que estudia y desarrolla sistemas capaces de realizar tareas que normalmente se atribuyen a la inteligencia humana, sistemas que aprenden a comportarse de manera autónoma.

El responsable de innovación de BBVA Data & Analytics, José Antonio Rodríguez, ha asegurado que el sector financiero, tanto bancos como empresas de seguros, está utilizando la inteligencia artificial como “un instrumento para dotar a los empleados de herramientas más eficaces y mejorar los servicios de interacción al cliente”.

En este sentido, Rodríguez ha apuntado que mediante la digitalización y la inteligencia artificial, “un banco puede llegar a ser una organización que ayude a los clientes a tomar mejores decisiones financieras, y no solo una entidad que almacena y gestiona su dinero”.

“Si un sector de este país como la banca se llegase a digitalizar completamente, quizás llegue un día en que un banco no sea tan diferente de una empresa como Google o Amazon”, ha afirmado.

Pero el sector financiero no es el único que se está beneficiando de la inteligencia artificial, Rodríguez ha señalado que, “en general”, hay oportunidades en los sectores que se están digitalizando y que disponen de grandes cantidades de datos “que no estaban explotando”, como “las industrias del comercio electrónico, marketing digital o logística“.

Rodríguez ha destacado que “las grandes empresas de internet” como Amazon o Netflix, o “las principales redes sociales” como Twitter, Instragram o Facebook ya están utilizando la inteligencia artificial en productos que los usuarios consumen en el día a día para seleccionar el contenido personalizado que se muestra o recomendar productos en función de sus preferencias.

Además, ha añadido que “un punto interesante para las empresas” es el avance en inteligencia artificial de las plataformas informáticas que soportan el almacenaje y procesado de grandes cantidades de datos, lo que provoca que dicho aprendizaje automático “esté al alcance de cada vez más empresas”.

Por su parte, el presidente de la consultora de dirección internacional Neovantas, José Luis Cortina, ha coincidido en que el sector financiero es el que más está invirtiendo en inteligencia artificial.

“Todos los sectores que tienen una gran masa de público ya están utilizando la inteligencia artificial, y lo van a hacer cada vez más, porque tienen muchos datos de clientes”, ha afirmado.

Cortina también ha destacado la aplicación de la inteligencia artificial en el sector farmacéutico, donde “se aglutina mucha información y la tecnología permite sacar conclusiones de forma mucho más dinámica”.

Sin embargo, ha apuntado que la aplicación en este sector “no trasciende tanto porque no tiene una relación directa con el cliente en su día a día”.

Para Cortina, las empresas españolas están empezando a utilizar la inteligencia artificial cada vez más “porque utilizan tecnología cada vez más accesible”.

Retos de las empresas españolas en inteligencia artificial

Entre los retos a los que se enfrentan las empresas españolas en materia e inteligencia artificial, Rodríguez ha destacado el talento y la cultura interna.

El primero de estos se basa en la necesidad de profesionales especializados, lo que “suele conllevar la necesidad de ciertos cambios en la empresa, desde digitalización y procesos de captación de datos, hasta poder disponer de la infraestructura computacional necesaria”.

En cuanto al segundo reto, Rodríguez ha señalado la necesidad de un cambio de cultura empresarial “que pasa por aplicar una mentalidad más cuantitativa, creativa y que se preste más a la exploración que los proyectos informáticos tradicionales”.

Entre los retos a los que se enfrentan, Cortina ha indicado que éstas deberán “ponderar día a día dónde tiene que aplicar la inteligencia artificial en su actividad interna y externa”.

Riesgos de la inteligencia artificial

Cortina ha añadido que entre los principales riesgos que presenta esta tecnología se encuentra el uso de datos personales y la utilización de piezas fabricadas con algoritmos que la empresa desconoce, por lo que “las conclusiones pueden estar sesgadas”.

Además, ha precisado que la inteligencia artificial lleva a una reducción del factor humano en las tareas que cubre, aunque también se necesitarán perfiles profesionales que cubran los nuevos retos.

“Es cierto que va a sustituir a personas por máquinas, pero esas máquinas hay que hacerlas, por lo que van a emerger posiciones de trabajo que requieren otras capacidades”, ha recalcado.