Pymes y start-ups, las herramientas del cambio para el liderazgo femenino

Las pymes y start-ups abren una puerta al liderazgo femenino en las empresas, para renovar un sector tradicional mayoritariamente masculinizado.

Mural 8 de marzo /EFE

“Las pymes y start-ups están jugando un papel renovador y, en un futuro, como ellas, tendrán que hacer lo mismo las empresas tradicionales“, según Yaiza Canosa, la CEO de GOi, la start-up que pone en contacto a clientes y transportistas de paquetería,  quien, a sus 16 años comenzó a adentrarse en el mundo empresarial y a sus 24 dirige y participa en varias empresas.

Como ella, son muchas las mujeres emprendedoras que han querido aprovechar la oportunidad que les brinda el sector de las empresas emergentes para no tener que renunciar a puestos de gran responsabilidad que no se les conceden con tanta frecuencia como al sector masculino en las empresas con estructuras tradicionales.

Para Canosa, emprender y dirigir una empresa es “una cuestión de actitud”, ni de edad ni de género, ya que, según ella, solo hay que ser “una persona capaz de decir que te respeten, crear un ambiente de equipo, trabajo y un producto que funcione y sea eficiente”.

Nichos en el mercado y oportunidades para dirigir

Al igual que ella, la directora general de Pazo de Vilane (Lugo), Nuria Varela-Portas, se dio cuenta a los 24 años de que lo suyo “no era trabajar para otras empresas” y 20 años después dirige la gran empresa que decidió fundar en la finca familiar y, a costa de mucho esfuerzo y dedicación, hoy distribuye sus productos por toda la Península.

Varela-Portas que, a esta temprana edad, observó un nicho en el mercado de los huevos de gallinas camperas, decidió acondicionar el pazo familiar y comprar 50 gallinas, que ahora mismo suman más de 100.000 ejemplares criados en libertad.

“Pasamos de no tener ni idea a ser especialistas en la tarea, sabemos muchísimo de agricultura alternativa y cría en libertad y somos referentes en el sector“, ha señalado.

Hoy en día, Varela-Portas es líder en el sector agro-ganadero que, según ella, “está dirigido por hombres y para hombres” e intenta marcar la diferencia con su proyecto, de “desarrollo rural y creación de empleo femenino”, que es “responsable desde el punto de vista social y medioambiental”.

Para ella, “las mujeres somos líderes ya de por sí, siempre hemos sido líderes aún en la sombra” y, en la actualidad, gracias al sector de las start-ups y a su propio esfuerzo, es posible “sacar la cabeza”.

Start-up: riesgo y solución

La responsable de Yescapa en España, Marina Soriano, tiene claro que liderar un proyecto conlleva una serie de riesgos derivados de la voluntad de realizarse profesionalmente y no conformarse con la oferta tradicional ya que, después de emprender por su cuenta, tuvo que parar su proyecto  tras enfrentarse a “muchísimos retos”.

Pero, en un mercado tan variable como el de las pymes y start-ups, su problema se convirtió en oportunidad cuando, tras la experiencia vivida, pasó a formar parte de una start-up ya creada, Yescapa, que pone en contacto a propietarios de furgonetas y auto caravanas con usuarios que quieran hacer uso de las mismas.

La fase de expansión internacional de Yescapa ha permitido a Soriano hacerse cargo de la parte de marketing online y, según ella, “aunque se trata de una pyme, a la vez es algo grande porque te permite estar en ambientes internacionales”.

Sin embargo, aunque Yaiza Canosa, Nuria Varela-Portas y Marina Soriano afirman que este sector, al igual que a ellas, ofrece oportunidades de liderazgo y desarrollo profesional a muchas mujeres, las tres coinciden en que este es “un principio muy bueno”, pero todavía “queda todo por hacer”.