La lista de gastos deducibles en el autónomo actualizada a 2018

Gasolina, facturas de luz, billetes de tren o consumiciones en bares son algunos de los gastos más comunes de un profesional autónomo. ¿Sabes cuáles puedes desgravar?

Cálculo de gastos. Imagen de DepositPhotos.

Conocer los gastos deducibles puede aligerar el balance mensual cuando se es autónomo. BBVA ha publicado en su web la lista de gastos deducibles, actualizada a 2018. Los principales gastos, y la forma adecuada de deducirlos son los siguientes.

Seguro por enfermedad y asistencia médica.

Las primas que cubran al autónomo, a su cónyuge o a sus hijos menores de 25 años que vivan en el mismo hogar son gastos deducibles en el IRPF.

La cantidad máxima deducible en este apartado es de 500 euros al año. En el caso de que algún miembro de la familia tenga alguna discapacidad la cifra se amplía hasta los 1.500 euros.

Vivienda y suministros

Si la actividad profesional se desarrolla desde casa es posible descontar la parte que corresponda a los suministros de ese espacio, por ejemplo un despacho. Habrá que tener en cuenta los días y las horas trabajadas.

Esto también incluye gastos de hipoteca, agua, electricidad, teléfono, gas o Internet. Si la vivienda es de alquiler, deberás solicitar al propietario que te haga un contrato con IVA o uno doble, con IVA para la parte de la casa que se utiliza para trabajar y sin IVA para el resto. De lo contrario, solo podrás deducir el IRPF.

Dietas

Hasta ahora, deducir estos gastos de la declaración solo era posible siempre que fuesen comidas de trabajo y con clientes. Con la nueva ley de autónomos podrás descontarte también hasta 26,67 euros de gasto diario de manutención si necesitas comer fuera de casa por motivos laborales.

Será imprescindible pagar de forma electrónica o con vales de comida. Las consumiciones deberán hacerse en días laborales y en restaurantes o cafeterías.

Desplazamientos, hoteles y viajes

Siempre que sean desplazamientos en transporte público, viajes de trabajo o estancias en hoteles. Al igual que las dietas, deberán ir acordes con tu actividad e ingresos.

Vehículo particular

Los gastos procedentes de su uso, como el mantenimiento, la gasolina, el aparcamiento, los peajes o los seguros son deducibles hasta un 50% del IVA. Si solo usas el vehículo por motivos de trabajo también podrás desgravarte un 50% en el IRPF de lo gastado en gasolina

En el caso de que el vehículo propio se utilice para el transporte de viajeros o mercancías (caso de autoescuelas, repartidores, transportistas o taxistas) se podrá deducir hasta la totalidad del impuesto sobre el valor añadido.

Impuestos no deducibles

Por el contrario, la ley indica que hay una serie de gastos que nunca se podrán desgravar. Estos se corresponden con las multas, las sanciones o los recargos por pagos atrasados. Tampoco se pueden descontar las compras hechas en supermercados, bares o la ropa (salvo que sea de trabajo).

En el caso de los donativos, solo podrán deducirse hasta un 30% del gasto si el beneficiario es una entidad pública.

Tagged with: , ,
Posted in PYMES     Sectores