Los inversores no son siempre racionales, según expertos en Bolsa

La catedrática de Economía Financiera y Contabilidad de la Universidad de Zaragoza, Natividad Blasco, ha explicado que el mercado ha demostrado en momentos de euforia y de pánico que los inversores no son siempre racionales.

Los inversores se guían por sesgos emocionales y por sesgos cognitivos para comprar o vender acciones, ha señalado Blasco en la presentación del informe “Behavioral Finance: ¿por qué los inversores se comportan como lo hacen y no como deberían?”.

En declaraciones a EFE, Blasco ha dicho que el comportamiento de los inversores depende de la habilidad que tienen para analizar la información.

Los optimistas “tienen una impresión demasiado buena sobre su capacidad para predecir, analizar y tomar decisiones”, ha señalado.

Además, la catedrática de la Universidad de Zaragoza, ha indicado que este comportamiento les lleva a infravalorar el riesgo, por lo que “ponen en peligro la rentabilidad a largo plazo de sus activos”.

Los inversores optimistas aparecen en mercados alcistas, cuando las condiciones son positivas, y están detrás de muchas burbujas que han surgido en los mercados financieros.

Por otra parte se encuentran aquellos que valoran más las acciones que poseen, que las que se encuentran en el mercado.

Natividad Blasco ha explicado que estos inversores “creen que sus títulos deben ser vendidos por un precio superior al que ofrece el mercado”, lo que les lleva a mantener acciones con pérdidas.

Los inversores pesimistas temen reconocer errores

Por último, se encuentran los inversores más pesimistas, con aversión al arrepentimiento, que “temen reconocer errores por algo que han hecho o que no han hecho”, ha destacado.

Estos inversores suelen paralizar las acciones porque piensas que no van a obtener pérdidas mientras no vendan, por lo que corren el riesgo de mantener títulos perdedores durante excesivo tiempo.

El responsable de Formación y profesor del curso “Psicología de trading y money management del Instituto BME, Enrique Castellanos, ha apoyado esta versión y ha dicho que “el mercado se mueve por sentimientos”.

Los momentos de euforia y pesimismo existen en la Bolsa y “la experiencia del inversor hace que sea más fácil caer en un error o en otro”, ha valorado.

El pesimismo y el optimismo son actitudes que hay que evitar a la hora de invertir porque hay que ser cauteloso con las decisiones que se toman.

Para Castellanos es importante conocer los sesgos de comportamiento, ya que así ” se puede evitar caer en ciertos errores a la hora de invertir”.

Tagged with: ,
Posted in bolsa