Las empresas del Ibex 35 tienen que mejorar para alcanzar los ODS

Las empresas del selectivo español tienen que aumentar las medidas destinadas a alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) propuestos por la ONU para 2030, ya que “solo” nueve de ellas cuenta con un propósito orientado a alcanzarlos, según el informe “2030 Purpose: Good Business and Better Future” publicado por Deloitte.

Imagen de archivo del Ibex 35. EFE

Las nueve empresas del Ibex 35 que ya han puesto en marcha acciones para alcanzar algún ODS son Santander, BBVA, Caixabank, Ferrovial, Gas Natural, Repsol, Acciona, Indra y Bankia.

El estudio también ha apuntado que 34 de las 35 empresas que conforman el Ibex 35 cuentan con políticas de Responsabilidad Social Corporativa (RSC), y que el 40% contempla los ODS en sus informes de sostenibilidad.

Los jóvenes están comprometidos con las medidas de desarrollo sostenible, como han indicado el 76% de los mileniales -jóvenes nacidos durante las dos últimas décadas del siglo XX- al valorar de forma positiva la posibilidad de contribuir con acciones sociales desde su puesto de trabajo.

Además, los clientes y consumidores españoles están dispuestos a pagar más por un producto o servicio que contribuya a la sostenibilidad del entorno, según han destacado el 75% de los encuestados.

El socio monitor de Deloitte, Teodro Gómez, ha destacado durante la presentación del informe que “las empresas son un factor clave para la consecución de los ODS, por su capacidad de influir en la sociedad”.

España se encuentra en una “situación positiva” en los ODS

España, ya que ocupa el puesto 25 en la lista de países que realizan mayores esfuerzos para la consecución de los 17 objetivos marcados por la Organización de Naciones Unidas (ONU), por lo que se encuentra “en una situación relativamente positiva”, según Gómez.

En concreto, se sitúa por delante Italia, Estados Unidos, Rusia, China e India, aunque está lejos de Suecia, Dinamarca y Finlandia, que encabezan la clasificación.

La socia de gobierno corporativo y sostenibilidad de Deloitte, Helena Redondo, ha afirmado que “esta contribución social, además de necesaria, es positiva para la reputación de las empresas y beneficiosa en términos económicos”.