La supervivencia, el objetivo principal de las empresas familiares españolas

El objetivo principal de las empresas familiares es la supervivencia en contraposición con los económicos que guían a las compañías no familiares, según el estudio “Factores de Competitividad y Análisis Financiero en la Empresa Familiar” elaborado por el IEF y su Red de Cátedras con el patrocinio del Banco Santander.

De izq. a dcha: Esteban Sastre (director de Economía y Empresa del IEF), Mª Concepción López (directora de la Cátedra Santander de Empresa Familiar de la Universidad de Cantabria), Juan Corona (director general del Instituto de la Empresa Familiar), Lázaro Rodríguez (director de la Cátedra Santander de Empresa Familiar de la Universidad de Granada) e Ignacio Requejo (profesor de la Cátedra Santander de Empresa Familiar de la Universidad de Salamanca)

Por ello, la mayoría de las empresas familiares -cerca del 60%- renuncian a repartir beneficios y optan por la reinversión directa de estos, asegura el estudio.

Una de las conclusiones de dicho estudio es que las empresas familiares españolas han aprovechado los primeros años de la recuperación económica “para reducir endeudamiento, aumentar sus plantillas y mejorar la productividad y la rentabilidad“.

En este contexto, el director general del Instituto de la Empresa Familiar, Juan Corona, ha asegurado que la rentabilidad “es uno de los principales objetivos de las empresas familiares”, aunque también se caracterizan por compartir unos valores, unos principios y una cultura “en donde la prudencia, la austeridad, la visión de largo plazo, o el compromiso con el entorno constituyen parte de su ADN”.

“Estos valores se convierten en una parte intangible de sus activos y pueden tener su retorno a largo plazo, algo que ya se observa en las empresas familiares de mayor dimensión”, ha añadido Corona.

Crecimiento significativo

El estudio, que ha analizado factores que tienen un papel importante en la competitividad de las empresas, así como el impacto que los distintos aspectos de gobierno corporativo pueden tener en el desarrollo de este tipo de compañía, asegura que durante los primeros años de la recuperación, las empresas familiares “han dado un fuerte impulso a sus ventas”, ya que han crecido más del 10%.

La productividad  ha mejorado también, ya que ha aumentado un 5%, lo que, según el estudio, refleja el compromiso de las empresas familiares con sus trabajadores, ya que durante la crisis se mantuvo el empleo.

Así, la plantilla total de las empresas familiares españolas ha crecido un 5,3% entre 2013 y 2015.

Más rentables que las no familiares

Una de las afirmaciones que suele hacerse es que las empresas familiares son menos rentables que las no familiares, sin embargo, el estudio asegura que esto se rompe cuando se habla de las compañías con más de 100 empleados. En este segmento, las empresas familiares ganan, con una rentabilidad del 8,1%.

Noticias relacionadas

Fórmulas para que un autónomo contrate a un familiar de manera legal

Empresa familiar, motor de crecimiento y empleo

Tagged with: , ,
Posted in Sectores