Camacho (Tipsa): las empresarias más veteranas debemos abrir camino en la lucha por la igualdad

La consejera delegada de Tipsa, Marisa Camacho, considera que “las empresarias más veteranas tenemos la responsabilidad de abrir camino” en materia de igualdad, al tiempo que valora que, aunque la logística sigue “muy masculinizada”, está cambiando.

Marisa Camacho

Camacho, que recogió este mes el galardón ‘Mujer Directiva 2018’ otorgado por la Fundación Woman’s Week en reconocimiento a su trayectoria profesional y a su labor social, no cree en las cuotas en los consejos de administración y sí en el reconocimiento del talento.

La directiva, que pilota esta empresa especializada en servicios integrales de transporte urgente de paquetería ligera, mensajería y documentación con presencia en España, Portugal y Andorra, cree que “lo importante es que fomentemos un cambio de mentalidad entre aquellos directivos que, a día de hoy, den más importancia al género que al talento”.

P.- ¿En qué ámbito hay que trabajar más en materia de igualdad, en el sector privado o en el público?

R.- En el caso concreto de la logística, es cierto que nos encontramos en un sector muy masculinizado, en el que todavía nos queda mucho trabajo por delante con tal de alcanzar una paridad real. Y más si hablamos de puestos directivos, en los que el papel de la mujer sigue siendo muy puntual.

En este sentido, las empresarias más veteranas tenemos la responsabilidad de abrir camino, transmitiendo a las nuevas generaciones los valores que nos han permitido ganarnos el respeto de nuestros pares.

A título personal, tengo la suerte de colaborar con Womenalia, la Escuela de Liderazgo Emocional ELE y la Asociación de Empresarios del Henares. Entidades que impulsan el papel de la mujer en la sociedad y mediante las que he podido compartir mis experiencias con los jóvenes que son el futuro de la logística.

“Cuando empecé en el sector hace más de 25 años, no paraban de preguntarme si el negocio era de mi marido”

 

P.-.¿Han cambiado mucho las cosas en materia de igualdad desde que inició su carrera profesional?

R.- Muchísimo. Baste decir que, cuando empecé en el sector hace más de 25 años, no paraban de preguntarme si el negocio era de mi marido. Esto, sumado a la falta de profesionalidad que imperaba en aquella época, llevó a que los inicios fueran muy duros, y a que posiblemente haya tenido que subir más escalones que un hombre para llegar hasta donde estoy.

Dicho esto, y aunque hizo falta mucha constancia y esfuerzo, mi sector ha sabido valorarme no como mujer, sino como persona y como profesional. Y a eso tenemos que aspirar, a que se nos respete por igual y en base a nuestros logros profesionales.

Sobre la situación actual, y aunque ya he dicho que nos encontramos en un sector predominantemente masculino, es innegable que se está produciendo un gran cambio, y que cada vez más mujeres entran a formar parte de la cadena logística.

Una transformación más que necesaria, y que va en paralelo a la profesionalización, especialización y digitalización que está experimentando nuestro sector.

“En esta vida para tener éxito es inevitable renunciar a algo”

 

P.- ¿Qué opina de las cuotas en los Consejos de Administración?

R.- No soy partidaria de las cuotas en el sector privado, ya que pueden poner en duda la valía de quienes han alcanzado su puesto a base de trabajo, respeto y constancia.

Lo importante es que fomentemos un cambio de mentalidad entre aquellos directivos que, a día de hoy, den más importancia al género que al talento. Un cambio que impulsamos día a día quienes creemos que lo importante no es si eres hombre o mujer, sino que hagas bien tu trabajo.

P.- ¿Por qué la presencia de la mujer al frente de una empresa es tan limitada en España?

R.- Porque en esta vida para tener éxito es inevitable renunciar a algo, y en nuestro país una parte importante de la sociedad sigue juzgando los sacrificios profesionales en función de si los hace un hombre o una mujer.

En mi caso, para sacar adelante TIPSA tuve que renunciar a mucho tiempo con mi familia. No me arrepiento, ya que fui capaz de dar a mis hijas calidad en lugar de cantidad, pero no fue fácil y desde luego no es fácil para ninguna mujer, u hombre, que intente compaginar su vida laboral con la personal.

“Me he ganado el respeto no por ser mujer, sino por ser persona”

 

P.- En su trayectoria profesional, ¿ha pensado alguna vez que había sido discriminada positivamente por el hecho de ser mujer?

R.- No, ni he esperado que lo hagan. Me considero muy constante y autoexigente, y siempre he afrontado los retos en las mismas condiciones y con el mismo tesón que el resto de empresarios de mi entorno. Y es por ello que me he hecho hueco en un sector que es de hombres y me he ganado el respeto no por ser mujer, sino por ser persona, que es lo que somos todos.

P.- En materia de igualdad ¿Hay sectores económicos en los que existe más igualdad que en otros?.

R.- Como ya he dicho, la logística sigue muy masculinizada, pero esto está cambiando gracias a la ilusión y al esfuerzo de tantos profesionales que aspiramos no solo a mejorar nuestras empresas, sino el mismo sector de la logística.