El porcentaje de mujeres directivas se frena en el 27%

El número de mujeres directivas en España se ha congelado en 2018 en el 27%, el mismo dato que en 2017, con lo que se pone freno al lento avance registrado en los últimos siete años. La buena noticia es que el porcentaje de empresas que no tienen ninguna mujer al mando se ha reducido del 22 al 20%.

La vicepresidenta del Gobierno y ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad, Carmen Calvo, a su llegada al "Forbes Summit Women", que reúne a las figuras femeninas más destacadas del panorama empresarial español. EFE/Fernando Villar

Estas son las dos principales conclusiones del informe de Grant Thornton “Women in Business: ¿cumplir o liderar?”, presentado en Madrid en el marco de la jornada “Liderazgo femenino en la empresa española”, organizada por Forbes.

Entre los 35 países analizados, el informe sitúa a España en el puesto 23 de los más avanzados en liderazgo femenino y concluye que “en comparación con la evolución europea y global en este tema España no puede considerarse como un rezagado, pero el clima de estancamiento y lenta evolución es claramente preocupante”.

En el mundo, la proporción de empresas sin participación de mujeres en la alta dirección ha descendido del 34 al 25 %, mientras que el porcentaje de puestos directivos ocupados por mujeres ha pasado del 25 al 24 % en el último año.

Madrid, más mujeres en puestos directivos

Por comunidades autónomas, Madrid se desmarca seis puntos de la media nacional y llega al 33% de mujeres en puestos directivos, seguida de Cataluña y la Comunidad Valenciana, con un porcentaje del 26%.

Andalucía, con un 24%, y el País Vasco, con el 21%, se sitúan en el lado opuesto de la tabla.

En cuanto a las compañías que aún no tienen a ninguna mujer como jefa, Andalucía es la peor situada, con un 42% de empresas en la citada situación, seguida del País Vasco (21%) y Cataluña (un 20%).

La Comunidad Valenciana, con un 15%, y Madrid, con sólo una de cada diez empresas que no cuentan con mujeres al mando, son las regiones en las que la situación es más favorable.

Las cuotas son la política de fomento más impopular entre las empresas

El informe ha analizado también qué políticas empresariales de fomento de la diversidad se están implantando en España. La mayoría de las empresas (el 90%) ha implantado medidas para igualar salarios en las mismas funciones, el 85% ha permitido el trabajo a tiempo parcial, el 82% el horario flexible y el 24% el teletrabajo.

La política más impopular en las compañías es el establecimiento de cuotas, que tan sólo se aplica en el 11% de las empresas.

¿Más legislación?

Otra de las cuestiones por las que se ha preguntado a las empresas es si debe actuar el Gobierno. El 57% considera que el Ejecutivo debe hacer algo más para abordar el problema de la desigualdad, una cifra que sitúa a España por encima de la media europea (40%).

El presidente de Grant Thornton, Alejandro Martínez, ha destacado que el avance de la mujer en puestos directivos registrado en los últimos siete años -5 puntos- no está dando “los resultados esperados”.

Por ello, se ha planteado “otros escenarios” de solución, como la posibilidad de introducir cambios legales que obliguen a las empresas porque en ocasiones “la norma va por delante de la sociedad”.

Una nueva norma que obliga “a repartir el poder de decisión”

En este sentido, la vicepresidenta del Gobierno y ministra de Igualdad, Carmen Calvo, ha defendido que la presencia de mujeres en puestos de liderazgo de las empresas no sea un asunto de “debate”, sino una exigencia que vendrá plasmada en la ley de igualdad laboral que ya se ha registrado en el Congreso.

En esta proposición de ley se establece, según ha indicado Calvo, la obligación legal de las empresas a repartir el poder de decisión con las mujeres, para lo cual se dará un periodo transitorio de adaptación.

“España se va a incorporar a los países del mundo que deciden que esto no puede ser un asunto de debate, sino de hechos, de soluciones normales en una sociedad democrática donde la mujeres necesitamos que las respuestas justas sean también respuestas eficientes”, ha agregado.

La ley, que comenzará en breve su tramitación y se hará por el procedimiento de urgencia, busca además afrontar “de manera global” los problemas de discriminación laboral y la corresponsabilidad de la vida laboral y personal.

La ministra de Igualdad ha remarcado que hay que resolver el problema de la brecha en el salario y ha recordado que España está en una estadística media de discriminación salarial de las mujeres en relación a Europa, de entre el 15 y el 27 %.

Los altos puestos de dirección “no se escapan” de esta brecha, ha indicado Calvo, quien ha indicado que en estos cargos es incluso mayor.

El caso de Iberdrola

En la jornada también ha intervenido el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, quien ha relatado cómo en su empresa se favorece la igualdad de oportunidades y se apoya a las mujeres para que puedan desarrollar su vida profesional y laboral porque es “absolutamente justo”.

Sobre la apuesta de la compañía por el deporte femenino, Galán ha dicho que su objetivo es que las “chicas hagan deporte en igualdad de condiciones” y ha destacado el entusiasmo, la solidaridad y la cultura de equipo que hay entre las deportistas.

Ha relatado además cómo implantó en Airtel, después de coincidir en un ascensor con una trabajadora en avanzado estado de gestación, medidas para que las embarazadas pudieran dejar de trabajar quince días antes de la fecha prevista de parto y para que durante un año después del mismo tuvieran jornada flexible, además de la reserva del puesto si optaban por una excedencia.

Estas medidas se tomaron, ha recordado, hace 25 años en Airtel y hace 18 años en Iberdrola, con su llegada a la compañía.

Noticias relacionadas:

Calvo quiere obligar por ley a que las mujeres ocupen puestos de liderazgo