Los ejecutivos españoles creen que la robotización creará más empleos

El 68 % de los ejecutivos españoles opina que la inteligencia artificial y la robotización generará más empleos en sus empresas que los que destruirá, según la encuesta ‘Global CEO Outlook 2018’ elaborada por la consultora KPMG.

Dos robots en la producción, con célula óptica de medición, del BMW Serie 5. Foto BMW

Los ejecutivos de las empresas españolas son optimistas respecto al impacto de la robotización en el empleo de sus compañías, según este estudio elaborado con la opinión de los máximos responsables de 50 empresas españolas entre 1.300 ejecutivos de países como Estados Unidos, Reino Unido, Países Bajos, Francia, Alemania, Italia Japón, China, Australia e India.

En este sentido, los empresarios españoles son más optimistas que el conjunto de sus colegas a nivel global, en los que esta opinión positiva respecto a la tecnología alcanza al 62 %, en todo caso mayoritaria sobre el impacto positivo de la automatización al empleo.

Las personas seguirán desempeñando trabajos y actividades que requieren capacidades humanas como las artes, las empresas sociales y de entretenimiento, ventas y marketing, donde las personas apelan al corazón de la gente. Pero creo que casi todos los profesionales menos cualificados serán reemplazados por robots”, declara en este estudio de KPMG el presidente del grupo japonés SoftBank, Masayoshi Son.

Las empresas españolas ya están realizando pruebas en el uso de la inteligencia artificial, según asegura el 52 % de los ejecutivos españoles, e incluso un 46 % afirma que ya la utiliza en algunos procesos de su compañía.

El 46 % de los ejecutivos españoles dice que ya utiliza inteligencia artificial en sus empresas

Preguntados por su opinión ante la transformación digital el 56 % de los empresarios españoles cree que debe mejorar la monitorización de los cambios en el mercado y un 72 % espera que sus inversiones en transformación digital tengan un retorno significativo en un periodo que va de uno a tres años.

No obstante, el 62 % de los ejecutivos españoles advierte que su consejo de administración tiene “expectativas poco razonables” sobre el retorno de la inversión digital.

“La transformación digital va mucho más allá de la simple adopción de nuevas tecnologías: éstas deben ir acompañadas de un cambio profundo en los modelos de negocio y en la cultura de la compañía para lograr un retorno tangible de la inversión necesaria”, indica en este trabajo el socio responsable de Management Consulting de KPMG en España, Alberto Martín Rivals.

No obstante, el 64 % de los ejecutivos de empresas españolas encuestados asegura que, a la hora de tomar decisiones críticas, ha “obviado la información proporcionada por las herramientas de analítica de datos” porque chocaban “con su propia experiencia e intuición”.

Las empresas españolas, más prudentes respecto a la evolución económica

Los directivos de las empresas españolas se muestran más prudentes que las del conjunto de los encuestados a nivel global en cuanto a la evolución del país (confían en ella un 62 % frente al 74 % global), de la economía global (56 % frente a 67 %), de su sector (44 % frente a 78%) y de su propia empresa (64 % frente a 90 %).

La mayoría de los ejecutivos españoles (56 %) espera un crecimiento de los ingresos de entre el 0 y el 1,9 %, mientras que un 38 % eleva esa previsión hasta la horquilla que va del 2 % al 4,9 %. En cuanto a la plantilla, el 88% espera aumentarla hasta un 10 % como máximo.

El trabajo analiza los riesgos a los que se enfrentan las empresas, entre los cuales los ejecutivos españoles destacan el proteccionismo económico, los riesgos climáticos, las tecnologías disruptivas, la reputación y la ciberseguridad. Los cuatro primeros no aparecían entre las preocupaciones de los ejecutivos en 2017.

Los responsables de las empresas españolas están a la cabeza de la preocupación por los riesgos medioambientales (un 36 %, por delante de empresas de China, Australia, Reino Unido o India), pero detrás de países como Estados Unidos, Francia o Japón en cuanto a la preocupación por la ciberseguridad (13 %).

Un 44 % de las empresas españolas participantes en el estudio se consideran preparadas para un futuro ciberataque, frente al 77 % de las estadounidenses, el 60 % de las australianas o el 47 % de las francesas y por delante de alemanas (42 %) y británicas (39 %).

Entender a los nuevos consumidores jóvenes o ‘millennials es un desafío para el 48 % de los empresarios españoles, solo por detrás de los de Países Bajos y China; y los responsables de las compañías nacionales apuesta por fichar líderes que puedan “relacionarse mejor con ellos” así como conectar con ellos por los canales digitales.