Creer en uno mismo, organizar los primeros momentos y lanzarse, claves para triunfar en el extranjero

Al escritor Borja Mateo le preocupa mucho el desconocimiento, y posterior angustia, del español que decide emigrar a otros países en busca de mejores oportunidades laborales o simplemente para vivir una nueva aventura. Por ese motivo, ha escrito una guía práctica titulada ‘Trabajar y vivir fuera de España’.

Borja Mateo, licenciado en Derecho Económico por la Universidad de Deusto y traductor e intérprete jurado de alemán, ha vivido durante 16 años en Austria, Alemania, el Reino Unido, Francia y Estados Unidos. Conocedor de lo que supone salir de España, este experto explica cómo puede trinfar el español fuera de sus fronteras.

Trabajar y vivir fuera de España‘ (Oberon) enseña a los españoles los patrones a perseguir para hacer frente a los problemas que surjan y a conseguir el éxito en los países de acogida, y en especial en Francia, Reino Unido y Alemania.

“Con una serie de pautas, se pueden hacer frente a las dificultades de la emigración de la forma más positiva siendo conscientes de los obstáculos que existen y de cómo soslayarlos”, explica el autor en una entrevista para EFEempresas.

¿Por qué ha escogido este tema?

Porque hay mucha gente que está dejando el país, llegan a otros muy perdidos y la tasa de fracaso en la emigración es muy alta. Es una enorme frustración ya que muchos pensaban que hallarían en el extranjero oportunidades que no tienen en España. Y eso es correcto, es más fácil encontrar trabajo cualificado y bien remunerado en el extranjero que en España, pero hay que estar listo.

¿Se ha inspirado en algún caso personal para llevarlo a cabo?

Sí, llevo 16 años viviendo en el extranjero y he entrevistado a muchos españoles que viven fuera de nuestras fronteras, además de extranjeros que lo hacen en nuestro país.

 En general, ¿cuál es el perfil de las personas que abandonan España?

Muchos son gente con buena formación tipo FP o carreras que buscan su primera oportunidad, otros son gente sin ninguna formación académica que están desesperados. También me he encontrado con muchos extranjeros nacionalizados españoles que se quedaron sin trabajo y, como tienen el pasaporte español, prueban suerte en otros lares.

¿Cuál cree que es el principal miedo de un emigrante español en un país nuevo?

El mayor miedo que tiene el español es a triunfar porque somos unos miedosos. Nos han inculcado que en el extranjero todo funciona mejor. Además, el español es más trabajador que el inglés, francés y alemán, y eso que todos ellos son trabajadores, lo que ocurre es que estamos mal organizados porque se pierde mucho tiempo en el trabajo.

¿Con qué problemas pueden toparse una vez que estén situados en el país?

La mayor dificultad es donde caerse muerto los primeros meses que son los más duros. Debe prever donde va a dormir uno y con que va comer hasta que encuentre un trabajo que le permita sobrevivir. A ello se suma que mucha gente se cree que, con un inglés pachanguero ya está, y no es así.

En todos los países, si uno no habla el idioma del país, lo más a lo que puede llegar es a un trabajo de obrero no especializado.

Considera que uno de los errores del español que emigra es su falta de madurez personal, de aguante de ambición y tolerancia. ¿Qué cuestiones de mentalidad ha de cambiar el español antes de salir?

Cada uno es responsable de su propio destino y de sacarse las castañas del fuego, creo que esa es la mayor diferencia entre España y el extranjero. El español tiene que aprender a vender mejor, porque la formación académica la tiene, pero le han metido en la cabeza que no vale para nada.

En una parte del libro explica cómo funciona el mercado en Reino Unido, Alemania y Francia, ¿Características de cada uno?

En general mucha más flexibilidad laboral con una interrupción libre y gratuita de la relación laboral.

Alemania es un gran lugar para quien tenga una muy buena formación académica y hable algo de alemán.

Londres es durísimo si uno, por la razón que fuera, no puede aspirar a un buen puesto. Si no se sabe inglés, mucho mejor quedarse fuera de la capital aprendiéndolo.

Francia exige más conocimientos de su idioma y son los más parecidos a nosotros. Hay una fuerte xenofobia laboral, no contra el español necesariamente, sino contra los extranjeros en general.

Una vez que conocen el panorama del país, ¿qué consejos les daría?

Ser realista en cuanto a la formación y la capacidad de hablar el idioma del país. No tener miedo de realizar entrevistas, y de que les digan que no, porque todo el mundo tuvo su primera oportunidad. Coger una oferta, aunque no sea lo que realmente es lo que queremos si la misma nos acerca a nuestro puesto ideal. Hay que ir con ilusión y positivos sin ser ñoños porque es factible conseguir un buen puesto de trabajo si se le dedica tiempo.

Posted in Entrevistas