La CNMC alerta de que las eléctricas cambian contratos sin consultar

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha alertado en un informe de que las comercializadoras de electricidad están rescindiendo o modificando contratos con consumidores sin mantener las condiciones pactadas, así como están variando los precios en función de los componentes regulados.

Cuadro de luz. EFE/Chema Moya

La CNMC ha realizado estas advertencias a las compañías eléctricas a partir del Informe de Supervisión del Mercado Minorista de electricidad de 2017, en el que recuerda que los contratos con consumidores en baja tensión no pueden ser rescindidos unilateralmente por el comercializador antes del primer año o de la finalización de las prórrogas anuales.

El regulador también ha detectado que las comercializadoras del mercado libre incluyen cláusulas en sus contratos para trasladar al consumidor cualquier variación en la parte regulada de la factura, que suponen en algunos casos ajustes de menos de 10 céntimos de euros, sobre lo cual la CNMC les ha recomendado que hagan un cálculo más ajustado para facilitar la comparación de ofertas y que trasladen también al consumidor los cambios a la baja de los conceptos regulados.

Otra de las advertencias es que si el consumidor ha contratado un precio fijo, no se le debe trasladar las variaciones del mercado a través de una modificación en el precio del suministro, por lo que en ese caso esas modificaciones no son acordes al contrato, a no ser que se haya contratado un precio con posibilidad de revisión.

En este sentido, la CNMC ha recomendado a las eléctricas evitar “clausulas ambiguas” del estilo “los precios se revisarán de acuerdo con las variaciones del precio de los mercados mayoristas” y ha indicado que la variación del precio resultante de dichas cláusulas debe ser comunicada “como mínimo” en el periodo de facturación anterior a su aplicación.

El regulador ha detectado que algunos comercializadores están modificando el peaje de acceso contratando discriminación horaria, sin el consentimiento previo del consumidor y sin darle la opción a oponerse a esa modificación.

En este sentido, la CNMC ha recordado que el comercializador no puede modificar el contrato de acceso al consumidor sin su consentimiento, incluso si esa modificación le supone una condición más favorable.