Cesce avala la Marca España como “valor intangible” en el exterior

La Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación (Cesce) ha avalado el papel de la Marca España como “valor intangible” para la dinamización del negocio de las empresas, especialmente en los mercados internacionales.

El presidente de Cesce, Álvaro Rengifo ha asegurado que la marca “crea capital, ya sea para una empresa, ciudad o país y es fundamental para exportar su producto al exterior”.

Durante su intervención en la mesa inaugural de la XVI Edición de IMEX-Madrid, la mayor feria de negocio internacional y de inversiones que se celebra en España con presencia de 68 países de los cinco continentes, el presidente de Cesce ha explicado que la percepción de una buena marca por los consumidores aporta tres grandes valores a las empresas ya que “la marca permite diferenciar tu producto de la competencia y venderlo a un mejor precio al generar confianza

Además ha añadido que “en tiempos de crisis una buena marca te permite mantener el valor de la compañía”.

La Marca España transmite confianza

Cesce ha señalado el fuerte incremento de las empresas españolas en los mercados exteriores que se han triplicado en los últimos ocho años hasta superar las 150.000 empresas exportadoras.

“Esta es la lluvia fina que va haciendo que la Marca España transmita confiabilidad”, subrayó el presidente de Cesce, compañía que acompaña a las empresas españolas en los grandes proyectos internacionales como el AVE Medina-LaMeca o la ampliación del Canal de Panamá, pero que también juega un papel fundamental en la internacionalización de las pequeñas y medianas empresas.

En la mesa inaugural de IMEX también participó el director de negocio internacional del Banco Santander, Jaime Uscola, el director de la oficina del alto comisionado para la Marca España, Francisco Rábena, y el ex embajador de España en la ONU, Inocencio Arias, quien destacó la necesidad que tienen las empresas y los países de crear una imagen “que les permita ser reconocidos” y se refirió a su experiencia en Estados Unidos para apuntar que en el gran mercado norteamericano “a la marca España se la ve poco y de forma difusa”, entre otras causas porque “las marcas españolas no llevan el nombre de España por delante”.