La CE acusa a Telefónica de incumplir las condiciones de su compra de E-plus

La Comisión Europea ha acusado a la filial alemana de Telefónica, Telefónica Deutschland, de incumplir los compromisos ofrecidos para conseguir que Bruselas autorizase la adquisición de la operadora E-Plus en 2014, lo que le podría acarrear multas o la revocación de la autorización a la compañía.

Fachada de la sede de Telefónica en Düsseldorf (Alemania) EFE/Rolf vennenbernd

El Ejecutivo europeo opina que Telefónica Deutschland, primer operador de telefonía móvil en Alemania y segundo en Europa, no ha aplicado de forma correcta su obligación de ofrecer servicios mayoristas de 4G a todos los actores del mercado interesados a los “mejores precios en condiciones de referencia”.

La CE autorizó a Telefónica para comprar E-Plus, filial alemana de la operadora holandesa KPN, en julio de 2014 y la compañía se comprometió a proporcionar servicios mayoristas de 4G a todos los interesados a los “mejores precios”,

Sin embargo, según la CE, Telefónica no ha cumplido esta obligación al no incluir ciertos acuerdos mayoristas existentes en la referencia utilizada para ofrecer los mejores precios.

De haberlo hecho, terceras empresas “se habrían beneficiado de condiciones más ventajosas de acceso al 4G”, por lo que la conducta de Telefónica ha “reducido” las capacidad de las mismas de competir en Alemania.

Telefónica Deutschland dice que ha actuado “de acuerdo a lo establecido

Telefónica ha emitido un comunicado contestando a la Comisión Europea en el que expresa de manera literal que sobre ese asunto ha actuado “de acuerdo a lo establecido en la aplicación de este remedio, de la misma forma que se ha hecho con otros remedios de la fusión”

La compañía ha añadido que  está analizando el comunicado completo de la CE y que dará su punto de vista “a su debido tiempo, en las próximas semanas” y ha puntualizado que tiene “confianza” en que podrán “disipar las dudas” de la CE al respecto.

Es la primera vez que Bruselas acusa a una empresa de no respetar los compromisos para conseguir la autorización de la Comisión para una transacción, lo que provoca la apertura de una investigación que determinará si existe un incumplimiento.

Si se prueba que existe dicho incumplimiento, la CE podría imponer una multa del 10% de la facturación anual de la compañía a nivel mundial, revocar la decisión o ambas.

Noticias relacionadas:

Telefónica vende sus filiales de Costa Rica, Panamá y Nicaragua por 1.455 millones