Caixabank cerró 2018 con un beneficio de 1.985 millones de euros, un 17,8 % más

Caixabank logró un beneficio de 1.985 millones en 2018, un 17,8 % más que el año anterior, durante un ejercicio en el que redujo sus activos dudosos con la venta del negocio inmobiliario.

CaixaBank

El negocio en España de Caixabank generó un beneficio de 1.605 millones de euros, un 6,4 % más que el año anterior, mientras que el banco portugués BPI junto a sus empresas participadas aportó 380 millones de euros (116,5 % más) durante un año en el que Caixabank cerró la compra del 100 % de su capital, según la documentación remitida por la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La entidad logró aumentar su margen bruto un 6,6 % hasta los 8.767 millones de euros, de la mano del incremento del margen de intereses que creció un 3,4 % (4.907 millones) donde se incluyen las comisiones (2.583 millones, un 3,4 % más).

Los gastos fueron de 4.658 millones, un 1,8 % más, debido según la compañía al mayor gasto en tecnología y la transformación del modelo de distribución.

Caixabank ingresó 54 millones de euros por sus participaciones en otras empresas, incluyendo 972 millones de ingresos correspondientes por dividendos de Telefónica y a los resultados de empresas como el banco austríaco Erste Bank, SegurCaixa Adeslas y el banco angoleño BFA; y restando la venta de la participación en Repsol y otros impactos extraordinarios.

La venta de la participación del 9,36 % que Caixabank mantenía en Repsol supone un resultado negativo de 453 millones al liquidar anticipadamente dos contratos de renta variable, a lo que se unen otros impactos extraordinarios como la recompra de Serbihabitat antes de su venta (204 millones) y la reclasificación contable de la participación en el angoleño BFA (139 millones), para sumar un total de 844 millones en impactos extraordinarios.

La entidad financiera redujo los activos dudosos en 3.110 millones de euros hasta los 11.195 millones, con la venta del negocio inmobiliario y el 100 % de Servihábitat a una nueva compañía participada al 80 % por el fondo LoneStar y al 20 % por Caixabank, tras la cual la cartera de adjudicados se queda en 740 millones y la de alquiler en 2.479 millones. Excluyendo esa operación con Lone Star, Caixabank vendió inmuebles por 2.060 millones de euros durante el año 2018.

Caixabank cerró 2018 con un 11,5 % de capital CET 1 ‘fully loaded’ y 79.530 millones de euros en activos líquidos. El crédito bruto a la clientela supone 224.693 millones de euros, con un crecimiento del 20% en el crédito a empresas (21.064 millones), un 14 % en crédito al consumo (8.704 millones) y un 9 % en créditos hipotecarios (6.313 millones).

Los recursos de clientes alcanzaron los 358.482 millones, un 2,6 % más y los activos bajo gestión se quedaron en 93.951 millones, una caída del 5,4 % debido a la caída del valor en mercado.

Caixabank cerró 2018 con 15,7 millones de clientes, de los cuales 6 millones son clientes digitales en España y 5,2 de la banca móvil.

Caixabank pagará un dividendo complementario de 0,10 euros brutos por acción

El Consejo de Administración de Caixabank ha decidido proponer a la Junta General Ordinaria de Accionistas que se convocará durante el mes de febrero, la distribución de un dividendo complementario en efectivo de 0,10 euros brutos por acción, con cargo a los beneficios del ejercicio 2018.

Con este dividendo complementario, la remuneración total al accionista correspondiente a 2018 será de 0,17 euros brutos, el equivalente al 51 % del beneficio neto consolidado. Caixabank ha decidido modificar la remuneración con un único dividendo en efectivo en el mes de abril, y planea aumentar la remuneración en 2019 hasta un máximo del 60 % del beneficio.

La entidad tiene previsto para el próximo trienio un Plan Estratégico 2019-21 que prevé la reconfiguración de sus oficinas hacia el modelo de oficina urbana Store, que deberá pasar de las 283 sucursales actuales a 600 en 2021, así como mantener el modelo de atención remota, que actualmente atiende a 600.000 clientes y pretende extender a 2,6 millones.

Por otra parte, Caixabank pretende mantener el modelo de oficinas en el ámbito rural Agrobank, con más de 1.000 oficinas en poblaciones de menos de 10.000 habitantes, con servicios adaptados a la zona y al sector.

Noticia Relacionada:

CaixaBank amplió su beneficio un 18,8% hasta septiembre