Una comarca indígena panameña tiene luz gracias a acciona.org

2.250 personas de una comarca indígena panameña ya tienen luz gracias al proyecto desarrollado por acciona.org, denominado Luz en Casa Ngäbe-Buglé, que se basa en un modelo de financiación autosostenible que da acceso a electricidad a 400 familias de siete comunidades indígenas.

La fundación acciona.org –anteriormente denominada Acciona Microenergía- ha llevado a cabo su primer proyecto en Panamá, llevando luz eléctrica mediante paneles solares fotovoltaicos a 400 familias de siete comunidades rurales aisladas situadas en la zona occidental de Panamá, concretamente en la comarca indígena Ngäbe Buglé.

Se trata del primer proyecto de la fundación corporativa de Acciona en Panamá, tras haber proporcionado electricidad, desde 2008, a más de 50.000 personas en poblaciones aisladas de México y Perú, explica la compañía en un comunicado.

Gracias a este proyecto piloto, 2.250 panameños (más de la mitad de ellos, niños) de la región de Ngäbe-Buglé, contarán con luz eléctrica durante seis horas diarias y con la posibilidad de acceder a sistemas de telecomunicaciones y pequeños electrodomésticos (cargar un teléfono móvil y conectar aparatos eléctricos de bajo consumo como radios, televisiones), etc.

90.000 familias sin acceso a electricidad

Según datos del Banco Interamericano de Desarrollo en Panamá, en el país quedan 90.000 familias sin acceso a electricidad, lo que afecta no solo a su calidad de vida, sino también a las condiciones sanitarias, acceso a la educación y desarrollo socioeconómico de estas regiones.

La comarca indígena Ngäbe-Buglé es una de las que tiene un menor Índice de Desarrollo Humano, por debajo de 0,5, lo que la convierte en la zona más empobrecida del país.

El modelo de electrificación de las comunidades aisladas está basado en sistemas solares fotovoltaicos domiciliarios que, por su facilidad de instalación y mantenimiento, se adapta a este tipo de poblaciones aisladas a las que no está prevista la llegada de la red eléctrica convencional.

Los usuarios contribuyen con una cuota mensual que es un 25% inferior al coste que tenían que invertir hasta el momento en métodos alternativos de iluminación (velas, linternas a pilas …). De esta manera, sostiene acciona.org, se asegura la sostenibilidad económica del proyecto a largo plazo.