El Santander trae a España su modelo de oficina “Work Café”

El Banco Santander ha abierto en Madrid su concepto de oficina “Work Café”, que supone un nuevo modelo de relación con el cliente, y con el que la entidad trata de apoyar la estrategia de negocio con profesionales y autónomos y emprendedores. Este modelo de franquicia “Work Café” nació en Chile.

Aunque la inauguración oficial de este nuevo concepto está prevista para septiembre, Santander ha abierto su primera oficina “Work Café” en la Plaza de Sagrados Corazones 1, de Madrid.

Esta oficina es una evolución de los espacios “cowork” con los que la entidad cuenta en muchas de sus oficinas “Smart Red”, que son más grandes y que prestan especial atención a dar un trato más personal y de asesoramiento al cliente.

Banco, “cowork” y el mejor Café de Autor

La nueva oficina integra banco, “cowork” y el mejor Café de Autor, según han explicado a Efe fuentes de la entidad, que han añadido que estas nuevas sucursales están diseñadas para cubrir las necesidades de profesionales, clientes y no clientes que quieren trabajar en un ambiente diferente, hacer networking y tener a su alcance las últimas tecnologías, celebrar reuniones o asistir a eventos.

Santander España es la primera geografía en adoptar el modelo de franquicia “Work Café”, que nació en Chile.

En ese país, Santander ya cuenta con 24 oficinas con este concepto, que han demostrado ser un 20 % más productivas que las tradicionales.

Este nuevo concepto de “Work Café” responde a la apuesta del Santander por la innovación y el compromiso con el progreso de personas y empresas, y ofrece un canal diferente a las oficinas convencionales y a los canales digitales, para que cada cliente pueda elegir cómo, dónde y cuándo quiere relacionarse con el banco.

De esta manera, ofrece la posibilidad de chatear con el gestor, poder contactar con el banco durante 24 horas, o hablar por vídeo conferencia con especialistas de producto.

Al mismo tiempo, con este nuevo concepto, Santander realiza guiños al mercado local con proveedores y colaboradores españoles.

BBVA apostó también por poder tomar un café (colombiano) y contratar una hipoteca

 

A mediados de 2007 la entidad presidida por Francisco González puso al servicio del cliente poder degustar un buen café colombiano en una sucursal bancaria, antes o después de contratar una hipoteca, pagar unas facturas, comprar un móvil o alquilar una apartamento para las vacaciones en la entonces “nueva oficina multiusos” del BBVA.

Esta sucursal que abrió sus puertas al público en Madrid en verano de 2007 supuso una auténtica innovación dentro de la, entonces, oferta de servicios bancarios.

Más de un cliente se hubiera frotado los ojos pocos años antes si, al entrar en una sucursal del BBVA, se hubiese encontrado con un espacio diáfano, con una moderna decoración, en el que una cafetería y un banco se “dan la mano” para ofrecer a los clientes un “dos en uno” y hacer más agradable gestiones que pueden ser tan estresantes como la elección de una hipoteca o una tarjeta de crédito.
Un convenio firmado entre la franquicia colombiana Juan Valdez y la entidad española hizo hecho posible la creación de esta oficina multiusos, en la que, además de los tradicionales servicios bancarios, se podía tomar un café servido por una camarero natural de Bogotá, contratar un viaje, cambiar de móvil o comprar un apartamento en la costa.

La oficina abierta cerca de Avenida de América en Madrid se enmarcaba en el plan de la entidad para remodelar, hasta 2010, cerca de 1.750 de sus entonces 4.000 oficinas en España.

Para poner en marcha esta oficina de 400 metros cuadrados situada en la confluencia de las calles María de Molina y Francisco Silvela, fueron necesarios cuatro meses de obras. Sin embargo, posteriormente la entidad decidió no continuar con este modelo, al centrarse más en la transformación digital y en los ajustes de su red al inicio de la crisis.

Colombia en el banco

Además, en las reuniones que se celebraban en la sucursal se acaba tomando “espumados de arequipe” acompañados de repostería colombiana, como pandebonos (panecillos elaborados a base de harina de maíz, almidón de yuca, queso y huevo) o almojábanas (panecillos de harina de maíz y queso con manteca, huevo y azúcar).
En la parte de la oficina ocupada por el negocio de Juan Valdez no faltaban tampoco detalles como camisetas y tazas con publicidad de la franquicia colombiana, que resultaban cuanto menos curiosas en medio de lo que solía ser una sucursal bancaria tradicional.

 

Tagged with:
Posted in Finanzas