e-Renovarse o morir…

Silvia Leal

Blog de Silvia Leal, Doctora en Sociología, experta en innovación y nuevas tecnologías. Asesora de la Comisión Europea para la Agenda Digital (competencias, e-liderazgo y emprendimiento). Colabora con el IE Business School, el Human Age Institute y el Programa Emprende (Canal 24h y la 1). Autora de Ingenio y Pasión & e-Renovarse o morir (LID Editorial).

¿Están los sacerdotes a salvo de los robots?

De acuerdo a un estudio publicado por el Bank of America, los sacerdotes están a salvo de los robots. El riesgo a ser sustituidos por ellos se encuentra por debajo del 20%, mientras que profesiones como la de árbitro, o la de vendedor telefónico, alcanzan el 90%.

No son los únicos. Médicos y bomberos también pueden descansar tranquilos. Son profesiones que necesitan mucha intuición, empatía y trato social, lo que hace muy difícil que, al menos en estos momentos, sea posible el remplazo. Sin embargo, todo esto no implica que el riesgo sea inexistente, ni que todos ellos puedan olvidarse de la llegada de la ola digital. El peligro está ahí, al acecho, y las pruebas son cada vez más evidentes.

En el templo de Longquan (en Pekín) cuentan con la compañía de Xian’er (60 cm), un monje robot que, desde hace casi un año, está atrayendo numerosos visitantes. Entre otras cosas, puede cantar mantras y está preparado, además, para mantener conversaciones básicas sobre budismo y sobre la vida dentro del templo.

Por su aspecto, fruto de la creatividad del maestro Xianfan, parece recién salido de una película de dibujos animados. Sin embargo, ha resultado ser el vehículo perfecto para dar a conocer su doctrina filosófica y religiosa. Como el Xianfan llegó a reconocer a los medios de comunicación es una prueba más de que: “La ciencia y el budismo no se contradicen, se pueden combinar y son compatibles entre sí”.

Aunque el lugar cuenta con más de 500 años de tradición y antigüedad, Xian’er ha sido muy bien recibido tanto por los monjes del templo como por la comunidad budista. Buena prueba de ello son las declaraciones del maestro Xuecheng, que dirige el templo de Longquan y preside la Asociación Budista en el país: “Los budistas no solo deberían aspirar a la iluminación a través del aprendizaje, la meditación y la cultivación del día a día para obtener energía positiva de la doctrina budista. También tendrían que aportar más a la sociedad, transformar sus propios beneficios, bondad, compasión y sabiduría para los demás a través de Internet y los nuevos medios”.

Aunque Xian’er se haya convertido en el robot monje más mediático del momento, no es el primero en servicio activo, ni tampoco será el último. También ponemos encontrar un robot monje en el templo budista de Hotoku-ji, construido en 1638 en Kakogawa (Japón). Lleva allí desde que, en 1999, le encargaron la tarea de dar la bienvenida a los nuevos fieles. Fue fabricado por Yoshihiro Motooka, un técnico de ferrocarriles de 65 años de edad. Este confesó haberlo construido con piezas recicladas de bicicletas, radiocasetes e incluso con alguna que otra parte de una vieja lavadora.

Su aspecto, de cabeza rasurada y orejas prominentes, se asemeja mucho al de sus compañeros de carne y hueso que, al igual que él, permanecen arrodillados al tiempo que sostienen en su mano izquierda la cuerda de un juzu (rosario con cuentas).

Este innovador monje mecánico permanece quieto, en posición de meditación, la mayor parte del tiempo. Tan solo despierta cuando alguno de sus sensores detecta la llegada de un nuevo devoto, tras lo que inmediatamente se lanza a recitar sutras (enseñanzas) budistas, al tiempo que con su mano derecha toca un mokugyo (instrumento de percusión también conocido como pez de madera).

En 2010, por primera vez, una pareja contrajo matrimonio en una boda oficiada por un robot. El acto de celebración corrió a cargo de i-Fairy, un robot humanoide que normalmente se utiliza en museos y exhibiciones como guía a los visitantes.

En contra de lo que pueda parecer, detrás de una decisión así había una base muy humana. La pareja se había conocido gracias a ese mismo robot, dado que la novia trabajaba para el fabricante, Korobo Co, y él era su cliente. Por cierto, fue una ceremonia completamente legal.

En estos momentos algunos estarán pensando: ¡Pero esa no fue una boda religiosa!, ¿no es verdad? Tienen razón, pero si ya tenemos monjes budistas, quizás nos los encontremos, antes de lo que pensamos, en otras religiones.

Por ello, desde aquí, quiero animar a todos aquellos que lean este artículo a que reflexionen sobre lo que está pasando, sobre lo que ha pasado ya y lo que pasará. Será la clave para tomar las riendas de su vida y asegurarse de quedar a salvo de la llegada de los robots. Cuanto más humanos seamos, más perfectos y difíciles de sustituir. No lo olvidéis nunca: lo que nos diferencia nos hace rentables.

Tagged with: ,
La Bolsa en vivo en EFEempresasbanner-ayudas-y-otras-cosas

CORR_EFE_300x125

CORR_EFE_300x125Resumen de la prensa nacionalPortadas de los diarios economicosBANNER_I-a-la-carta_cibertienda_300X250