e-Renovarse o morir…

Silvia Leal

Blog de Silvia Leal, Doctora en Sociología, experta en innovación y nuevas tecnologías. Asesora de la Comisión Europea para la Agenda Digital (competencias, e-liderazgo y emprendimiento). Colabora con el IE Business School, el Human Age Institute y el Programa Emprende (Canal 24h y la 1). Autora de Ingenio y Pasión & e-Renovarse o morir (LID Editorial).

El tsunami que arrasa la psicología

Dicen que viene un tsunami, un fenómeno que lo cambiará todo, nuestra vida, el mundo de la empresa y, por supuesto, nuestras profesiones, y que lo hará sin excepción, pero… ¿es verdad? ¿de verdad lo cambiará todo? ¿No podría ser una exageración? ¿O una nueva moda?
Hoy me he enfrentado a un nuevo reto: mostrar mi visión el impacto de todo esto sobre el futuro de la psicología, en la Universidad de Almería, en el marco del I Congreso Internacional De Psicología, Innovación Tecnológica y Emprendimiento. Y lo que está sucediendo en este campo es tan emocionante que el mero hecho de escribirlo me pone la piel de gallina, lo que espero ser capaz de transmitir a todos aquellos que se encuentran en este momento leyendo mis líneas. De esta forma, iremos a por ello, haciendo un pequeño repaso del impacto de algunas tecnologías sobre este campo:
La realidad virtual es una tecnología capaz de trasladarlos a escenarios que no existen, haciéndonos vivir experiencias muy intensas imposibles de olvidar. Tan intensas e impactantes que cada vez se usan más para actuar contra problemas como el maltrato (humano y animal), permitiendo, por fin, al maltratador experimentar el miedo que siente la víctima. La experiencia es tan intensa y brutal que en algunas ocasiones algunos llegan incluso a olvidar que están en una realidad inventada lo que créanme, funciona.
En segundo lugar, quisiera hacer referencia a la gamificación, uso de técnicas de ocio en espacios que no lo son, técnicas que hoy se aplican, como todos sabemos, con herramientas fundamentalmente digitales. Es el momento de recordar que Platón decía que se aprende más sobre una persona con media hora de juego que con un año entero de conversación y, no nos engañemos, todos lo hemos experimentado alguna vez, lo que abre muchas puertas en el mundo de la empresa a quienes se especialicen y apuesten por profundizar sobre estas tecnologías.
Y llegamos así a la tercera tecnología, la inteligencia artificial, tecnología que simula nuestra forma de pensar, replicando procesos tan complejos como el razonamiento lógico, el aprendizaje y la intuición. Sin embargo, una de sus aplicaciones más impactantes es su utilización para el desarrollo de chatbots, programas informáticos que simulan conversar como una persona de verdad.
Se trata de una tecnología que ha avanzado tanto durante los últimos años que en 2014 consiguió superar el Test de Turing, consiguiendo engañar a los jueces y haciéndoles pensar que, en realidad, se trataba de una persona de carne y hueso. Por todo ello, hay quien dice que en 2021 hablaremos más con chatbots que con nuestras propias parejas y es lógico preguntarse: ¿y me quitará todo esto el empleo?
El primer chatbot de la historia fue bautizado como ELIZA y desarrollado en los años 60 por Joseph Wiezenbaum (1923-2008), profesor de informática e ingeniero del laboratorio de Inteligencia Artificial del Massachusetts Institute of Technology (MIT). ELIZA era un programa capaz de procesar el lenguaje natural, lo que hacía utilizando un mecanismo de funcionamiento relativamente simple: detectaba palabras clave en una frase escrita y respondía con una frase preconstruida almacenada en su propia base de datos. El resultado era muy básico, pero conseguía engañar al usuario haciéndole creer que realmente hablaba con una persona.
Pero la tecnología, por mucho que insistan en las películas, no es perfecta y ésta en particular está hecha a nuestra imagen y semejanza y, lo más importante de todo, está preparada para aprender de nuestro comportamiento.
¿Y quien no recuerda lo que le paso a Tay? Fue el nombre de un polémico chatbot de Microsoft que se acabó convirtiendo en racista y que llegó a apoyar el Holocausto con frases como: «Hitler tenía razón, odio a los judíos». Su robot estaba diseñado para aprender de la interacción con otros usuarios de la red, y lo hizo tan rápido que tardó menos de 24 horas en adoptar el pensamiento nazi. Falló el control y la compañía tuvo que pedir disculpas, pero hazte la pregunta: ¿llegó Tay a reflejar los peligros que podrían llegar con la inteligencia artificial o se trató tan solo de un reflejo de hasta dónde puede llegar la propia naturaleza humana?
Por todo ello, no tengo ninguna duda de que esta profesión se va a ver afectada por la llegada de eso que algunos llaman el tsunami digital, pero a los psicólogos que se adapten y reinventen no les va a faltar trabajo…

EFE Fórum Europa

LO MÁS EN EFEempresas

banner-ayudas-y-otras-cosas

CORR_EFE_300x125

CORR_EFE_300x125La Bolsa en vivo en EFEempresasResumen de la prensa nacionalPortadas de los diarios economicosBANNER_I-a-la-carta_cibertienda_300X250