DIRSE. Directivos de Responsabilidad Social

La Asociación Española de Directivos de Responsabilidad Social es una asociación profesional nacida en abril de 2013 y constituida por más de 150 socios entre directivos, consultores y académicos. Su objetivo es dignificar la función directiva y el desempeño profesional de los dirse, de manera que incrementen su capacidad de influencia para la creación de valor en las organizaciones.

Creación de Valor desde la Gestión Sostenible de la Cadena de Suministro

Por Patricia Pérez Masegosa

 

 

cadena suministro

 

 

Una revolución económica e innovación tecnológica que sin duda influye directamente en el papel del dirse y a la RSC: Economía Circular y Blockchain. Creando valor desde la gestión sostenible y eficiente de la Cadena de Suministro.

 

 

Todas las compañías buscan el alto rendimiento en su empresa y los mejores resultados, un sistema donde la producción opera en función al beneficio. Interés acelerado, resultados a corto plazo y beneficios inmediatos son frutos de una Economía Lineal que ha ido derrochando y dañando la Tierra a su paso. Si continuamos a un ritmo similar los próximos años, se estima que los recursos naturales se agotarían en apenas 20 años.

 

 

Tras una concienciación de la población, se trabajan vías de cambio que eviten o disminuyan ese maltrato al ecosistema, tanto en aspectos medioambientales como sociales. Se espera que las organizaciones que deciden integrar los principios de la RSC en su gestión, sean capaces de mejorar tanto sus procesos como sus relaciones con los distintos grupos de interés.

 

 

Desde la Gestión de la Cadena de Suministro (SCM, por sus siglas en inglés), se estructura todo el flujo de información y acciones que van desde el proveedor hasta el consumidor. El buen funcionamiento y organización en dicha gestión dará resultados eficaces, determinando un mayor beneficio para la compañía.

 

 

El marco conceptual sobre el tipo de prácticas sostenibles del SCM no es unificado, aun así, se puede observar un consenso en varios de los argumentos, destacando entre ellos: una reducción del consumo de energía, una logística inversa, la calidad del servicio interno, el diseño ecológico y la innovación sostenible.

 

 

Analizando la SCM, las diferentes prácticas y su impacto, se empieza a hablar de Economía Circular. Los principios de actuación de este método son: preservar y mejorar el capital natural, optimizar los recursos y promover la eficiencia de los medios de producción. Se trata de un régimen económico que no solo es beneficioso para el medio ambiente, también podemos afirmar que, si son eficientes, pueden proporcionar beneficios económicos lucrativos y mejorar la competitividad organizacional de la empresa.

 

 

Al darle una utilidad máxima a los materiales y reutilizarlos en la cadena de producción, se ahorra en importes, tanto en costes de producción para la empresa, como precio final para el consumidor. Este uso de materias y mecanismos en retroalimentación, aseguran a la empresa una menor volatilidad y una mayor estabilidad en recursos, y al cliente un menor coste de propiedad y una mejora en la utilización del producto. Estos avances en la economía provocarían una nueva demanda de servicios empresariales, lo que traería consigo una nueva creación de oportunidades de empleo para la sociedad. Por lo que todos ganamos.

 

 

El factor tecnológico y social son los motores de mudanza hacia un nuevo sistema. La digitalización y ‘globalización’ están creando una oportunidad a través de redes y asociaciones descentralizadas basadas en valores comunes, que son más efectivas que los sistemas tradicionales piramidales, centralizados y rígidos. Por lo que la sociedad, creando una autonomía colaborativa de confianza, será la que determine la condición de cambio.

 

 

Sin embargo, nos encontramos con varias dificultades por el camino. A la complejidad de la gestión de la SCM de muchas compañías, hay que sumar, la falta de transparencia en las empresas en relación a sus costes reales. Esto conlleva la existencia de asimetrías en la información de que disponen los diferentes stakeholders sobre los productos y servicios. En el fondo, a mi modo de ver, nos encontramos con un sistema educativo que ha primado la importancia del estado económico y monetario, dejando de lado lo que realmente nos sostiene, la base que hace que hoy existamos, la naturaleza y la sociedad en armonía.

 

 

La superación de estas dificultades podría pasar por el uso del Blockchain, una base de datos que almacena un registro de activos y transacciones en la red, donde se crea una realidad compartida. La misma cosa que hace que funcione, que mantenga la seguridad y verificación, es la colaboración e intercambio colectivo. Se trata de un reconocimiento público global abierto de quién posee qué y quién gestiona qué. Esta técnica guarda en bloques todo tipo de oferta y demanda de información, las agrupa, copia y protege mediante criptografía, siendo completamente veraz y segura su búsqueda.

 

 

Por primera vez en la historia, se podrá disminuir la incertidumbre, no solo mediante instituciones políticas y económicas, sino mediante la tecnología y de manera descentralizada. Estamos ante lo que puede suponer una revolución en la gestión de las empresas a partir de una innovación tecnológica que, sin duda, el dirse debe aprovechar para una gestión de la SCM más responsable que pueda acercarnos al modelo de la Economía Circular.

 

 

Tagged with: ,

LO MÁS EN EFEempresas

La Bolsa en vivo en EFEempresasbanner-ayudas-y-otras-cosas

CORR_EFE_300x125

CORR_EFE_300x125Resumen de la prensa nacionalPortadas de los diarios economicosBANNER_I-a-la-carta_cibertienda_300X250