Wanna permite solicitar créditos de hasta 6.000 euros en tres minutos desde el teléfono móvil

Wanna es una plataforma que permite solicitar desde el teléfono móvil un crédito de entre 750 y 6.000 euros, en tan sólo tres minutos y de forma sencilla y transparente. Un proyecto que comienza su andadura en colaboración con Fintonic y viene a sumarse al creciente ecosistema fintech español.

El equipo de Wanna y su CEO, Aitor Chinchetru (a la derecha).

Con el foco puesto en la financiación al consumo, el objetivo de Wanna son los particulares y los autónomos. Para este último segmento, las cantidades que se podrán financiar serán mayores.

La compañía pretende revolucionar el negocio de la financiación al consumo, y lo quiere hacer en dos ejes. En “la experiencia de cliente y en la forma en la que analizamos los riesgos”, explica su consejero delegado, Aitor Chinchetru, en una entrevista con EFEempresas.

Chinchetru, que es ingeniero de telecomunicaciones, ha trabajado durante más de 17 años en el sector financiero y de tecnología, los últimos ocho en McKinsey & Company como experto en estrategia y gestión del riesgo. Esta labor le ha llevado a participar en proyectos en unos 10 países.

En 2015 crea la compañía, comienza a trabajar en ella con dedicación exclusiva el uno de julio y en octubre estaba ya ofreciendo las primeras ofertas a clientes. Este desarrollo tan rápido fue posible porque tanto él como sus colaboradores tenían “las ideas bastante claras, y un equipo de trabajo muy bueno“, en sus propias palabras.

Los argumentos de Wanna para revolucionar el crédito

De cara al cliente, destaca la experiencia a la hora de realizar la solicitud, alta y contratación, que se realiza “de forma cien por cien digital”, así como los intereses, “muy competitivos”.

Wanna se sitúa en el segmento de riesgos medios y bajos, con créditos de entre 750 y 6.000 euros para particulares, y está explorando actualmente el segmento de autónomos. Su producto base es un préstamo de 1.000 euros, con un total a devolver de 1.080 euros en 12 cuotas de 90 euros.

El segmento de los trabajadores por cuenta propia les parece interesante, porque “les está costando conseguir crédito en la banca tradicional”, debido a que no tienen nómina, la estacionalidad que en muchas ocasiones presentan sus negocios, etc.

“La gente está demasiado acostumbrada a la letra pequeña”

Para ellos, quieren “estirar un poco más el importe máximo”, y por el momento les ofrecen financiación de hasta 10.000 euros.

En este contexto, Wanna ofrece precios de entre el 12% y el 18% TAE, aunque su intención es ir poco a poco reduciendo los precios a medida que pueda reducir sus costes de financiación, para así ganar competitividad frente a los bancos tradicionales.

Como ventajas añadidas, destaca el hecho de que no cobra ningún tipo de comisión, y no tiene pensado hacerlo en un futuro; así como que tampoco cobra intereses de demora en caso de un retraso involuntario en el pago.

Estas características “sorprenden a la gente, que está demasiado acostumbrada a la letra pequeña”, afirma Chinchetru, y recalca su voluntad de “ser transparentes”.

También quiere dejar patente el trato conciliador que aplican en el caso de que suceda un impago, ya que lo manejan internamente y de forma totalmente personalizada. Su compromiso es el de intentar negociar y solucionar estos imprevistos “de forma lo más satisfactoria posible para ambas partes”, ofreciendo un margen de confianza de hasta 90 días.

Análisis de riesgo y colaboración preferente con Fintonic 

El análisis de riesgo se realiza en tiempo real mediante “big data”, y para llevarlo  a cabo se tienen en cuenta hasta 800 datos de cada cliente. Se trata, según Chinchetru, de “la siguiente generación de los módulos de riesgo que se vienen ejecutando hasta ahora”.

En este aspecto es importante la colaboración con la compañía española Fintonic, cuya plataforma para la gestión de las finanzas personales tiene más de 370.000 usuarios.

Aitor Chinchetru, CEO de Wanna. EFE/José Carlos Pedrouzo

Aitor Chinchetru, CEO de Wanna. EFE/José Carlos Pedrouzo

En Fintonic los usuarios se registran permitiendo a la herramienta analizar sus datos bancarios, siempre de forma anónima ya que no se recaban datos personales.

Wanna recibe información estadística sobre estos usuarios, que analiza en función de su idoneidad para disponer de financiación. En el caso de que el resultado sea el adecuado, la plataforma le ofrece un “crédito preconcedido”.

Aunque actualmente es imprescindible que los solicitantes sean usuarios de Fintonic para poder utilizar Wanna, está previsto eliminar este requisito “en unos dos meses”, asegura Chinchetru.

En este proceso son fundamentales los “algoritmos evolutivos”, que aprenden a medida que van analizando el comportamiento de los clientes.

Para facilitar la comprensión del funcionamiento de estos algoritmos, el fundador de Wanna utiliza el ejemplo de un programa informático al que se le enseña a reconocer un animal determinado, como puede ser un gato, mostrándole miles de fotografías de felinos.

En el caso del análisis de riesgo, los algoritmos se basan en el análisis del perfil financiero de miles de usuarios, llegando a poder distinguir cuales serán los que cumplirán con sus obligaciones de pago.

Funcionamiento de la plataforma

Los usuarios que decidan formalizar la solicitud de crédito simplemente tienen que aceptar la oferta que recibirán en la aplicación de Fintonic. Entonces, se les redirige a la plataforma de Wanna, aunque se mantiene la interfaz y el aspecto visual de Fintonic.

Se muestra entonces la cantidad de la que puede disponer el cliente, y se hace de forma en que éste visualiza el importe total y la cuota a pagar, “buscando un proceso totalmente transparente”, afirma Chinchetru.

El usuario puede cambiar el plazo en el que quiere devolver el importe -hasta un máximo de dos años-, y las cifras van cambiando en consecuencia.

“La transparencia es clave en el proceso”

Una vez decididas las características de la financiación, la aplicación de Wanna activa la cámara del teléfono para que el cliente realice una fotografía del DNI por ambas caras.

Los datos son escaneados, y a continuación se solicita el número de teléfono para proceder a su verificación a efectos de una mayor seguridad.

Con esta información y tras pedir autorización expresa al cliente, se recogen los datos bancarios que este ha facilitado previamente a Fintonic, y se genera un contrato de préstamo que el cliente tiene que proceder a firmar.

El cliente recibe una copia del mismo, y una tercera copia es almacenada por Signature-IT, empresa que actúa como “tercero de confianza”. Esta mantiene su copia en depósito por si se diera el caso de alguna discrepancia por parte de alguna de las otras dos partes.

Todo el proceso de solicitud y concesión del crédito se puede realizar en unos tres minutos, aproximadamente.

Tras la revisión del contrato por parte de Wanna, se realiza la transferencia del importe solicitado. El dinero pasará a estar disponible en la cuenta corriente del usuario en cuanto sea recibido por su entidad bancaria.

Confidencialidad y planes de futuro de Wanna

Chinchetru hace hincapié en el “absoluto respeto” por la confidencialidad de los datos personales de los usuarios, los cuales son solicitados únicamente si estos deciden formalizar el crédito.

Datos que en ningún momento son compartidos con terceros. Es así por ejemplo en  el caso de Fintonic, que no recibe los datos del cliente, y así este sigue manteniendo su anonimato dentro de la plataforma de contabilidad personal. “Cada uno ve solamente su parte de la foto”, explica.

También quiere dejar claro que esta actitud se mantendrá en un futuro, cuando Wanna recabe por su cuenta los datos necesarios para poder ofrecer créditos al margen de Fintonic.

Equipo de Wanna en sus oficinas.

Equipo de Wanna en sus oficinas.

Asegura que los borrarán en el caso de que las solicitudes no sean aprobadas, así como cuando ya no sean necesarios para la gestión de los créditos.

Como principales retos de cara al futuro, está el seguir desarrollando sus algoritmos para “ganar en confianza”, así como rebajar sus costes financieros, una vez los inversores comprueben que es capaz de ofrecer rentabilidad y bajo riesgo.

En este sentido, Wanna está gestionando con el Banco de España su reconocimiento como entidad financiera de crédito. Certificación con unos requisitos muy estrictos, que una vez conseguida le aportará un marco legal y una credibilidad “muy conveniente”.

Otro de los propósitos es el de ampliar sus ofertas en el segmento de autónomos, y seguir creciendo en número de clientes y capital concedido. Chinchetru se muestra optimista, atendiendo a la trayectoria de la startup.

Y es que en el segundo mes tras su creación, Wanna duplicó el capital concedido. En diciembre de 2015 creció casi un 40%, y tiene previsto duplicar estos datos nuevamente este mes. Perspectiva que en su opinión, le auguran “un futuro prometedor”.

Tagged with: , , , , ,
Posted in Emprendedores     Entrevistas     Tecnología

efeemprende.imagen.widget

efeemprende.imagen.widget banner-ayudas-y-otras-cosas
La Bolsa en vivo en EFEempresasResumen de la prensa nacionalPortadas de los diarios economicosBANNER_I-a-la-carta_cibertienda_300X250