Santander reinventa Openbank y quiere lanzarlo en otros países

La presidenta del Grupo Santander, Ana Botín, presentó la nueva etapa de Openbank, que se ha convertido en una filial cien por cien digital de la entidad, un modelo que extenderán en breve a otros países.

La presidenta del Banco Santander, Ana Botín.

Así lo explicó Botín en una rueda de prensa a la que acudió por sorpresa y en la que aseguró que Santander quiere ser “un banco para todas las personas”, y que Openbank es ahora “mejor de lo que era antes” y “hace lo que quieren los clientes”.

También explicó que Openbank encaja muy bien con la cultura del Santander, que hace las cosas de manera “sencilla, personal y justa”, lo que significa que el cliente puede operar con todos los productos y servicios financieros fácilmente, de la forma más adecuada para cada uno y con precios muy competitivos.

“Estoy convencida de que va a ser así”, dijo, antes de felicitar a todo el equipo de Openbank por el trabajo que han hecho.

Por su parte, el consejero delegado de Openbank, Ezequiel Szafir, aseguró que el cliente español está sobradamente preparado para operar con un banco completamente digital y ha recordado que la entidad no es nueva, sino que existe desde hace 22 años y tiene más de un millón de clientes.

La entidad ha rediseñado toda la operativa relacionada con los clientes, con el objetivo de acortarla y simplificarla, y ofrece una amplia gama de productos y servicios que va desde una planificador de gastos hasta un “wallet” para pagos con el móvil, y también un “broker”, así como tarjetas de crédito y débito y productos de ahorro y préstamos.

“El banco del futuro lo tenemos aquí hoy”, no es un banco de pruebas, sino de verdad y atendido por personas, no por robots, explicó.

La entidad cuenta con un equipo de 130 personas, algunos de ellos “repatriados” desde Londres, que han creado en doce meses y de forma muy ágil una entidad “más plana y abierta sin despachos” y que ofrece plena igualdad de oportunidades a las mujeres, que conforman el 54 % del equipo directivo del banco.

Szafir aseguró que esta plantilla crecerá en breve, pues ya están buscando gente, y recordó que”hay mucho talento digital en España”.

Openbank tiene toda su operativa “front office” alojada en la nube y no tiene sucursales, solo un “centro de servicios” en el Paseo de la Castellana de Madrid, para clientes que puedan necesitar asesoramiento.

La media de edad de los clientes es de menos de 40 años, explicó.

Preguntado por los nuevos competidores que ya están entrando en el sector financiero como Amazon o Google, aseguró que Openbank dispone de una completa gama de aplicaciones “que cubren el 100 % de los servicios” y no teme a la competencia.

“El foco debe ser qué se hace y no quién lo hace”, dijo.

En cuanto al futuro, explicó que Openbank tiene una clara vocación internacional y que no se limita a los países donde opera el Grupo, sino que contemplan también otros mercados como Irlanda u Holanda.

Posted in Finanzas