Renfe prueba por primera vez el gas natural licuado

El proyecto encabezado por Renfe junto con Gas Natural, Fenosa y Enagás y en colaboración con Bureau Veritas ha efectuado entre las localidades asturianas de Mieres y Figaredo la primera prueba piloto de Europa de tracción ferroviaria con gas natural licuado (GNL) y la primera en el mundo en el sector ferroviario de viajeros, .

El objetivo de esta iniciativa es verificar la viabilidad de una solución con potenciales ventajas ambientales y económicas para los tráficos que se desarrollan actualmente con tracción diésel en España.

Este proyecto se enmarca dentro del plan de descarbonización y eficiencia energética en el que trabajan Renfe y Adif y en la estrategia de impulso del Vehículo con Energías Alternativas (VEA) en España 2014-2020, en línea con el objeto y ámbito de aplicación de la Directiva 2014/94 sobre la implantación de una infraestructura para los combustibles alternativos en Europa.

Este plan resulta clave para la mejora del sistema general de transporte en España desde el punto de vista ambiental y energético.

Al evento celebrado hoy en Asturias han asistido el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, y el de Fomento, Íñigo de la Serna.

Según datos del Ministerio de Energía, el ferrocarril consume prácticamente la mitad de toda la electricidad utilizada en el sector del transporte en España (el 45,8% frente al 20,1% de la carretera).

Además de continuar con la electrificación del ferrocarril, es conveniente apostar por alternativas, por lo que se ha apostado por el gas natural como combustible alternativo con mejores condiciones para protagonizar una transición segura y eficiente en el corto plazo, por motivos de disponibilidad, precio y estabilidad.

El proyecto de innovación en tracción ferroviaria analizará la viabilidad de la adaptación de vehículos ferroviarios para su funcionamiento con motores y depósitos de GNL y el correspondiente análisis técnico, legal, económico y ambiental para la red ferroviaria española y europea.

Las pruebas con motor GNL están programadas en un tren autopropulsado del parque diésel de Feve (2600) en un tramo de unos 20 kilómetros entre la estación de Trubia y la de Baiña con extensión a Figaredo, en Asturias.

Para estas pruebas se ha sustituido el motor diésel de una de las dos unidades automotoras pareadas por otro que consume gas natural para su propulsión y se han instalado los depósitos en los que se almacenará el GNL junto con los elementos auxiliares necesarios.

El proyecto prevé la incorporación de motores GNL a una serie de trenes en las Cercanías de Asturias para prestar servicio en la línea de Cercanías de ancho métrico F8 (Baíña-Collanzo).

Como parte de su estrategia hacia una mayor descarbonización de los tráficos, Renfe trabaja también en otros proyectos de sustitución de motores diésel con tecnologías alternativas, como el hidrógeno o las baterías alternativas.

Se prevé una reducción del 99% en dióxido de azufre (SO2)

Los estudios para el sector ferroviario prevén, en comparación con el diésel, una reducción de entre el 20% y el 30% en emisiones de dióxido de carbono (CO2); de entre el 70% y el 90% en emisiones de óxido de carbono (CO); del 99% en dióxido de azufre (SO2) y del 90% en partículas.

Desde el punto de vista económico, puede contribuir a reducir costes operativos por una situación mejor de precios respecto a los combustibles derivados del petróleo y puede también reducir la dependencia energética de esta fuente y ofrecerse como alternativa a la inversión en electrificación de tramos no electrificados.

Tagged with: ,
Posted in Construcción     Sectores
bot_contrata