Los bancos y las ‘fintech’, condenados a entenderse

La capacidad de los bancos para entenderse con las nuevas empresas ‘fintech’ determinará la diferencia entre la supervivencia o el éxito, según expertos de Saxo Bank. En dos años, podríamos ver alguna gran compra de una empresa ‘fintech’ por un banco español.

El sector de tecnología aplicada al ámbito financiero o fintech despierta cada vez más inquietud en la banca tradicional, hasta el punto que algunos expertos comienzan a situar el futuro de los bancos en su capacidad de colaborar con las nuevas empresas del sector. Según un informe del Saxo Bank danés, el coste de oportunidad de no colaborar para bancos y compañías fintech será “la diferencia entre la supervivencia y el éxito” para ambos.

“Se necesita un cambio urgente en el modo de pensar entre los bancos que vea la digitalización como una oportunidad más que una amenaza”, asegura este boletín, que firman el jefe de operaciones de Saxo Bank, Søren Kyhl, y el responsable de gestión de negocio en la entidad danesa Stig Tørnes.

Para ellos, el futuro del ecosistema financiero pasa por la colaboración entre banca y fintech, sin ambos sectores son capaces de entender que sus caminos están próximos a encontrarse. “Las empresas más innovadoras tecnológicamente y los bancos retendrán sus ventajas competitivas sí reconocen que sus intereses futuros son más propensos a converger que a no hacerlo”, afirman.

Converger tiene sentido, además, si la banca quiere captar la capacidad de innovar que sí tienen las nuevas empresas y que es difícil de realizar de forma interna, según defiende Rodrigo García de la Cruz, director de Innovación y Tecnología Financiera del Instituto de Estudios Bursátiles y vicepresidente de la Asociación Española de FinTech e Insurtech.

En todas las industrias se ha demostrado que la innovación es difícil hacerla de forma interna en grandes compañías, y hay que recurrir a empresas externas para conseguirla. El caso más claro es Google, que compra ‘startups’ constantemente”, indica en una entrevista con EFEempresas.

La banca se lanza a invertir e incubar startups

El primer paso que están adoptando la mayor parte de las compañías bancarias españolas ha sido poner en marcha vehículos de inversión e incubadoras destinadas a las startups del sector fintech. Los últimos ejemplos son Bankia Fintech by Insomnia o Plug and Play Santander Fintech, lanzadas recientemente; mientras que BBVA Open Talent tiene un recorrido mayor, con ocho ediciones a sus espaldas.

No obstante, García de la Cruz resalta el inconveniente que puede ser que estos programas estén excesivamente vinculados al banco que los pone en marcha y no se estén dirigiendo a crear un ecosistema común del sector. Además, la inversión de la banca en fintech es todavía baja en comparación con otros sectores, como el tecnológico.

“Los fondos de inversión de la banca en el sector fintech todavía son bajos, solo el 10% de la inversión en estas compañías procede de los bancos. Queda mucho por hacer”, argumenta el director de Innovación y Tecnología Financiera del IEB, que publicó en junio la tercera edición del Ránking Anual de Competidores del Sector Financiero.

“No vamos a ver un Google Bank o un Apple Blank, pero estas compañías arañan cuota de mercado financiera”

Esta clasificación analiza los principales competidores de los bancos, entre los cuales sitúa a las grandes compañías tecnológicas de Internet (Facebook, Apple, Google, Amazon y Paypal) y a las compañías fintech, en subsectores como los préstamos personales, los métodos de pago, las finanzas personales, las inversiones y las criptomonedas.

No vamos a ver próximamente un Google Bank o un Apple Blank, pero estas compañías arañan cuota de mercado en diferentes áreas financieras. De hecho, el fondo de capital riesgo de Google es muy activo en la inversión en fintech”, resalta García, que destaca el subsector de los medios de pago como uno de los más atractivos para estas compañías. “Les da mucho valor porque aporta mucha información del día a día del cliente”, explica.

La plataforma de pagos Bizum, un proyecto para el que se han unido 27 entidades financieras españolas (entre ellas CaixaBank, BBVA, Banco Santander, Banco Sabadell, Bankia, Banco Popular, Kutxabank, Banco Cooperativo Español, Unicaja e IberCaja) es una muestra de la reacción de la banca en un servicio que interesa mucho a las tecnológicas.

Esta aplicación, cuyo lanzamiento está previsto para este septiembre, vincula la cuenta bancaria del usuario a su número de teléfono móvil, y permitirá realizar pagos entre particulares, pagar en tiendas físicas y en webs de comercio electrónico.

Transformación digital para integrar a las fintech

Los expertos del Saxo Bank danés recomiendan a los bancos dos medidas para colaborar con este nuevo sector: encontrar cuáles son sus competencias básicas, lo esencial de su cadena de valor, y desarrollar plataformas tecnológicas que puedan integrar los sistemas informáticos de sus nuevos socios fintech en esos ámbitos que no son centrales para su negocio.

“La mayoría de los sistemas de legado bancario están lejos de ser abiertos y simplemente no están preparados para la integración con el resto del ecosistema financiero”, apuntan los expertos del banco danés, que entienden que la gran banca debe tratar directamente con los clientes en su parte de negocio central, y atraer negocio de sus socios en otras áreas que no sean tan nucleares.

EFE/Nacho Gallego

EFE/Nacho Gallego

Los bancos españoles ya están trabajando herramientas de programación que permitan conectar la fintech y el banco, según Rodrigo García de la Cruz, por una razón eminentemente práctica. La nueva directiva europea de servicios de pago (PSD2, por sus siglas en inglés), aprobada el pasado enero, obliga a los bancos a dar acceso a las cuentas de sus clientes a terceras compañías sin realizar acuerdos previos, siempre y cuando los usuarios hayan dado su consentimiento.

“Esto da multitud de posibilidades para crear iniciativas fuera de los bancos. Por ahí va la colaboración, los bancos tienen que transformarse internamente para poder integrar a las fintech. Tienen que realizar una transformación digital interna como sector, pero a la vez interactuar con el exterior, y ahí están las fintech”, argumenta.

El siguiente paso a la integración puede ser la compra por parte de bancos de las startups más destacadas, algo que podríamos ver en un plazo de dos años, según Rodrigo García. “En unos 18 ó 24 meses podremos contar operaciones importantes”, apunta el vicepresidente de la Asociación Española de FinTech e Insurtech

bot_contrata