La producción de coches se frena y la crisis catalana afecta a las ventas

La patronal de los fabricantes de vehículos en España, Anfac, ha reconocido este martes que este año no se conseguirá el objetivo de alcanzar los tres millones de vehículos producidos y ha lamentado que la situación política en Cataluña penalice también las ventas, que ya han crecido menos en octubre.

Vista de la planta de Almussafes (Valencia) de Ford España. EFE/Kai Försterling

El vicepresidente ejecutivo de Anfac, Mario Armero, ha anunciado la imposibilidad de llegar al hito de los tres millones de producción total en 2017 durante su participación en el 32 Encuentro de Automoción de IESE, que reúne durante dos días en Barcelona a directivos, académicos y profesionales de la industria del automóvil.

Armero ha asegurado que el año cerrará con una producción de 2,8 millones de vehículos en las plantas españolas, por debajo ligeramente de 2016, por lo que no se conseguirá el objetivo fijado en el plan elaborado en 2012.

Vista general de un concesionarios de Renault y Dacia

Vista general de un concesionarios de Renault y Dacia. Foto Renault

“No son buenas noticias, pero tampoco consideramos que sea una crisis. Es más bien una pequeña decepción, un alto en el camino, un año de tránsito, de impasse”, ha dicho Armero, que ha insistido en que el objetivo de los tres millones se traslada al año que viene.

Armero ha alertado también de la afectación que ha tenido la incertidumbre política que se vive en Cataluña en las ventas de turismos a particulares el pasado octubre, que ha crecido un 1 %, lejos del 11 % de aumento del conjunto de España.

“Creemos que es reversible. Cataluña ha crecido en los últimos años el doble que España y ahora se ha revertido”, ha apuntado, en declaraciones a los periodistas.

Pedidos en los concesionarios

En paralelo, el presidente de Faconauto (que aglutina a los concesionarios), Gerardo Pérez, ha explicado también a los periodistas que los pedidos de vehículos han caído en octubre entre un 25 % y un 30 % debido a la incertidumbre política, y que la tendencia se mantiene en lo que llevamos de noviembre.

Este descenso de los pedidos, que ha ido acompañado de una caída de las visitas a los concesionarios, se trasladará a las cifras de ventas en los próximos meses ya que el plazo medio entre un pedido y la matriculación del vehículo está en dos o tres meses.

Producción de vehículos

Respecto a la producción de vehículos, la cifra ha caído hasta octubre en España un 3,9 % con relación al mismo período del año pasado, lo que supone el retroceso más importante en el conjunto de la UE, que sufre en general una presión a la baja, excepto Italia.

Los factores que explican esta caída son el frenazo de ventas en países como Reino Unido, el tercer mercado para España, y Turquía, el primero fuera de Europa, y el cese temporal de algunas líneas de producción de varias marcas para prepararse para nuevos modelos.

Ante esta situación, Armero ha reclamado “más atención” hacia la industria del automóvil por parte del Gobierno del PP, al que ve “distraído” últimamente con otros asuntos.

Así, ha señalado que la caída de producción de vehículos en España deber servir de “llamada de atención” para que todos los agentes que intervienen en el sector y la administración se sienten alrededor de una misma mesa para elaborar una agenda de trabajo que permita remontar la fabricación.

En su intervención, Armero también ha analizado el comportamiento del mercado y la previsión que maneja ANFAC para el cierre del año, con algo más de 1,22 millones de turismos matriculados, lo que supondrá un crecimiento del 7 % con respecto a 2016, mientras que la previsión para 2018 es de un 4 % más.

Línea de producción de motores en Valladolid

Línea de producción de motores en Valladolid. Foto Renault

“Tras un año de gobierno en funciones y ocho meses en los que se discuten otras cosas, la administración no está centrada en el mundo del automóvil”, ha lamentado.

El representante de los fabricantes de automóviles en España ha pedido “una transición ordenada” hacia los nuevos modelos de movilidad, con vehículos menos contaminantes, y ha advertido de que “correr mucho es tan malo como no hacer nada”.

En esta línea, ha defendido la continuidad en el tiempo de los vehículos propulsados con combustibles tradicionales durante un tiempo de transición aunque aplicando tecnologías que los hagan menos contaminantes.

Posted in Motor     Sectores