Housers, la plataforma de crowdfunding inmobiliario continúa su expansión internacional

La plataforma de crowdfunding inmobiliario, Housers abre su primera sede en Portugal, después de su entrada en Italia en mayo y continúa así con su crecimiento internacional, según ha explicado su socio fundador, Álvaro Luna a EFEempresas en una entrevista.

Housers es una plataforma de crowdfunding inmobiliario, regulada y supervisada por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que permite a cualquier persona, desde 50 euros invertir en proyectos inmobiliarios.

En dos años y medio, la plataforma cuenta con 75.000 usuarios dados de alta que han invertido unos 34 millones de euros a través en más de 200 inmuebles. Las inversiones van desde el alquiler a la venta, incluyendo las promociones de obra nueva, además de contar con la posibilidad de invertir en distintas ciudades españolas y, ahora también, europeas.

Housers opera en tres países y en 2018 ampliarán mercado

“En mayo abrimos en Milán y ahora también Lisboa”, explica su socio fundador, Álvaro Luna. La idea de esta plataforma es seguir ampliando el mercado de cara a 2018 ampliando nuestra red de ciudades europeas.

“El crowdfunding se está convirtiendo en una forma de inversión muy consolidada” ha asegurado Luna, que afirma que en España, “cuesta un poco más” invertir a través de una web o de una plataforma en comparación con otros países, pero a la vez, los españoles “están más acostumbrados y familiarizados con la inversión inmobiliaria”. 

“Antes cualquier español que quería invertir parte de sus ahorros, buscaba un producto inmobiliario. Lo que ha hecho Housers es darle una tecnología para que cualquier persona puedan acceder a este mercado, gente a la que le gustaba la inversión pero no tenía el capital suficiente”.

Modos de operar

Por una parte la compañía oferta el producto llamado “ahorro”, basado en el alquiler y en el que en un plazo de tiempo (4 o 5 años), cuando se produce una venta futura de ese inmueble, el inversor recibe la parte proporcional del alquiler de ese proyecto, en función de la inversión cada mes.

El modelo “inversión” está destinado a la venta. El inversor espera a la reforma y venta del inmueble ( unos doce meses), para recibir sus beneficios.

Por último cabe destacar que también cuentan con un producto llamado “interés fijo” que se asemeja a un préstamo a un promotor inmobiliario para una obra nueva. El inversor recibe mes a mes el interés de ese préstamo y cuando vence el préstamo, recibe lo que prestó.

Posted in bolsa     Construcción     Emprendedores     Entrevistas     Sectores     Tecnología