La empresa que no se adapte a la generación Z cerrará, según director de DBS

Las empresas que no se adapten a la “generación Z”, la de los nacidos entre los años 1994-2010 y considerada “cien por cien” digital, “van a cerrar”, ha señalado el director del Deusto Business School (DBS), Iñaki Ortega.

El director del Deusto Business School (DBS), Iñaki Ortega.

En una entrevista con EFE, Ortega, coautor del libro “Generación Z”, ha explicado cómo las compañías deben de adaptarse a esta generación para sobrevivir a los constantes cambios digitales que modifican la manera de hacer negocios en el mundo.

De esta generación ha destacado que “carece de principio de autoridad”, busca las cosas de forma “inmediata” y “está conectada en todo momento”.

“El que no se adapte a la digitalización que lideran estos señores (la generación Z) va a cerrar”, ha reiterado Ortega (Bilbao, 1972), con motivo de este libro, que presentará mañana en Madrid.

En la obra, que se basa en varios estudios realizados a partir de 600 entrevistas a diferentes jóvenes nacidos entre 1994 y 2010 y a 100 empresas, se describe “todo lo que necesitas saber sobre los jóvenes que han dejado viejos a los millennials”.

Iñaki Ortega ha considerado que si una compañía busca sobrevivir ante la digitalización, debe de tener entre sus filas a personas creativas, capaces de estar en cambios continuos y estar preparadas en temas como big data o ciberseguridad.

“Estas son características de una persona de la generación Z”, explica en alusión a este sector de la población, que suman 7,8 millones de personas en España y más de 2.000 millones en el mundo.

Además, el director de Deusto Business School, institución que forma a ejecutivos y directivos en temas como administración, negocios o big data, ha mencionado que las empresas deben de tener en cuenta las características de los “Z” y adaptarse a esta generación, pero mediante un “equilibrio”, con el fin de evitar perder la completa autoridad.

“Los directivos y las empresas tienen que ir más rápido, adaptándose a ellos (la generación Z), pero sin pasarse, no convirtiéndose en Z”, ha afirmado.

“Tienes que ir un poco más rápido, acercarte a ellos, pero frenándote algo, porque si no esto puede resultar ingobernable”, ha añadido.

Iñaki Ortega, licenciado en Economía y exdiputado del PP en el Parlamento Vasco desde 1998 al 2005, ha explicado que la “generación Z” es la “primera” que no aspira a tener el mismo empleo toda la vida y puede que hasta otorgue una importancia parecida al trabajo asalariado que por cuenta propia.

Las diferencias de la generación Z

De hecho, según figura en el libro, para el 36% de los “Z” su empleo ideal es montar su propia compañía, para el 27% ser asalariado en una empresa privada y para el 21% trabajar en la administración pública.

Para este colectivo, “la flexibilidad laboral y los continuos cambios en el mercado de trabajo forman parte de su imaginario colectivo”, se afirma en esta obra.

Esto no ocurre por ejemplo con los millennials, los nacidos entre 1981 y 1993, otros 7,2 millones de personas, que nacieron al inicio de la digitalización y que prefieren el trabajo por cuenta ajena.

Si en la “generación Z” el rasgo característico es la “irreverencia”, para los “millennials” es la “frustración”.

En el libro se habla de la “generación X“, los nacidos entre 1965-1979, 9,3 millones de personas, cuyo rasgo característico es la “obsesión por el éxito”; de los “Baby Boom” (1949-1968), 12,2 millones, caracterizados por la “ambición”; y los de 1920 a 1944, “Silente generation (la generación de la posguerra), marcados por la “austeridad”.

Los que han nacido en la era digital, los “z”, “rompen con el pasado, no solo por ser una generación nueva, sino porque por primera vez en la historia reciente construyen un modelo que no se apoya en el anterior”, explica el libro.

En la obra han colaborado la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, quien ha redactado el prólogo; y el presidente de Mapfre, Antonio Huertas.