Docastaway, la agencia de viajes que permite vivir la experiencia de ser un “náufrago”

“Lejos, solo y único son sinónimos de la empresa, la supervivencia es un extra” explica Álvaro Cerezo fundador de Docastaway, ,la primera agencia del mundo que ofrece viajes a islas desiertas

Alvaro Cerezo fundador de Docastaway. EFE

Docastaway es la primera agencia especializada en viajes a islas desiertas y cuyo creador es un emprendedor malagueño. El objetivo principal no es la supervivencia, sino el de escapar de la civilización y sentirse aislado como un verdadero náufrago.

La pasión desde pequeño por descubrir y estar en lugares lejanos fue lo que hizo que Álvaro Cerezo comenzara a pensar en este proyecto.

Mi deseo de convertirme en un náufrago en una isla desierta llegó un día a convertirse en obsesión” explica el creador de Docastaway, que decidió tener su primera experiencia en una isla virgen del archipiélago Andamán en India. A partir de ese momento fue probando una isla nueva cada año.

En su primer viaje no encontró ninguna agencia especializada en este tipo de expediciones que le informara y guiara de cómo hacerlo. “Cuando volvía a España, después de meses abandonado en una isla, mis amigos me decían que también querían hacerlo, por lo que vi que existía una demanda que nadie cubría”, por ello decidió en 2008 levar a cabo este proyecto.

Fueron tres años los que tardó en buscar y explorar, las islas hasta encontrar lo que quería “en un principio incluso no cobrábamos a los clientes ya que en realidad eran conejillos de indias”.

Con estos primeros clientes Álvaro corregía los problemas que se presentaban por lo que han ido mejorando a lo largo del tiempo “ahora si decido explorar un archipiélago es porque sé que encontraré algo bueno”, explica Cerezo.

Una búsqueda constante

Además de las que aparecen en la página web de la compañía, tienen más ofertas que ofrecer a los clientes. Hasta que no ven que uno de los destinos funciona bien no la añaden ya que tienen que dejar de contar con muchos de ellos , “la página es para que la gente se haga una idea de lo que es”, agrega.

Cabe destacar que el anonimato de las islas es un punto clave de la empresa debido a su virginidad y “queremos que siga siendo así”, además explica que si se saben los sitios exactos puede empezar a aparecer gente ,“no es lo mismo un pescador que es parte de la fauna que, por ejemplo, un europeo. Sería lo peor que nos pasara porque nuestros clientes lo que buscan es la soledad”. En esos casos se devolvería el dinero, aun así asegura que en tres años de actividad “nunca nos ha pasado una cosa así”.

Los clientes son de todas partes del mundo y Cerezo asegura que los españoles ya se están empezando a animar.

Existen dos modos de enfrentarse a la experiencia. Por un lado, está el Modo Confort “para aquellos que no desean pasar dificultades durante sus vacaciones, pero quieren escapar de la civilización”. islas privadas y eco-resorts donde, si el cliente lo desea, se les lleva la comida.

Por otro lado, está el modo aventura, disfrutar de una isla desierta sin ningún tipo de comodidades. “Muchos de nuestros clientes escogen primero el modo confort para probar” luego, comenta Cerezo, repiten en el modo aventura e incluso, “en algunos casos, vuelven a repetir en una isla más difícil”.

Ian Argus Stuart

En estos años han llevado a cabo un total de 150 viajes, pero cabe destacar a uno de sus clientes: el británico de 65 años Ian Argus Stuart.

“Ian fue un cliente muy difícil al principio” Una vez que conoció al británico vio que era un hombre que le encantaba el desafío y “no tiene miedo a morir”.

Álvaro comenta una anécdota en la que Ian Argus “lo primero que preguntó fue cuántas islas teniamos disponibles porque las quería hacer todas, yo pensé que estaba loco, pero cumplió”.Llegó a hacer 5 islas a lo largo del 2014, en distintos lugares del planeta.

“Ian ya es parte del equipo, tiene todo lo necesario para descubrir más islas”

Pero por lo que se conoce a este hombre de 65 años es por su viaje a la isla-volcán Hunga-Tonga en el pacífico sur. Cerezo se encontraba en Tonga cuando se produjo la inestabilidad de este volcán submarino, momento en el que se comenzó a crear una isla nueva.

El creador de Docastaway no dudó en llamar a Ian Argus para invitarle a convertirse en el primer humano en dormir en esta nueva isla e “Ian no dudó ni un segundo y a la media hora ya estaba enviándome vuelos para venirse”, comenta Cerezo

Ahora, ambos siguen buscando las islas más remotas y aisladas del mundo, aunque sabe que “Docastaway tiene fecha de caducidad, las islas terminarán dejando de ser vírgenes”, hasta entonces, asegura que disfrutará todo lo que pueda de esta iniciativa.

 

Tagged with: ,
Posted in Entrevistas     Industria turística