Darwinex da una vuelta de tuerca al “social trading”

El “social trading” consiste en la utilización por parte de los inversores en los mercados de diversas herramientas y datos existentes en internet para orientar sus operaciones, basándose en los movimientos realizados anteriormente por otros. Frente a otras herramientas existentes, Darwinex ofrece una serie de “características únicas” que suponen una “vuelta de tuerca” al concepto.

Juan Colón, CEO de Darwinex. EFE/José Carlos Pedrouzo.

Darwinex es una plataforma en la que los “traders” (personas o entidades que compran y venden activos financieros) pueden cotizar sus estrategias, de modo que los inversores las pueden replicar de forma automatizada.

Para orientar y proteger la inversión de los usuarios, Darwinex utiliza dos tecnologías diferentes, según explica su consejero delegado, Juan Colón, en una entrevista con EFEempresas.

Una de ellas se enfoca en diferenciar entre los traders “que tienen suerte” y los que “realmente demuestran consistencia”, mientras que la otra está destinada a gestionar el riesgo del usuario inversor.

Colón es economista por el ICADE, y ha pasado por la London School of Economics. Trabajó en la oficina de Oliver Wyman en Londres durante 8 años, y tras un tiempo en Suiza regresó a España para poner en marcha este proyecto.

Dos tipos de un usuario, un objetivo común

Darwinex pone en contacto a “traders” e inversores, de modo que cualquiera de los dos perfiles pueden registrarse en la plataforma.

Los “traders” encuentran herramientas avanzadas de análisis del mercado, con las que orientar sus movimientos. Pero lo más interesante es que obtienen la posibilidad de cobrar el 20% de los beneficios que generan sus operaciones para  los inversores que deciden apostar por ellos, de forma legal.

Su mercado, los subyacentes, incluye de momento divisas, índices de acciones y commodities.

Los inversores pueden entrar en la plataforma a partir de una cantidad mínima de 500 euros, y en ella encontrarán un catálogo donde los “traders” están organizados y clasificados por medio de algoritmos, los cuales analizan todas las características de la operativa financiera que llevan a cabo en los mercados.

“Con Darwinex, los traders ven protegida su propiedad intelectual”

Se puede consultar un histórico de estas operaciones, pero no se permite a los inversores ver los movimientos en tiempo real.

De esta forma “los traders ven protegida su propiedad intelectual, lo que les asegura que podrán cobrar su porcentaje en base a los beneficios obtenidos por los inversores”, explica Colón.

Así, aquellos “traders” que operan según una estrategia coherente y obtienen beneficios de forma consistente son fácilmente identificables por los inversores, mediante un sistema de puntuaciones y gráficas.

Los inversores “compran” las estrategias de los “traders”, y con ello replican en su propia cuenta los movimientos que éstos realizan, obteniendo sus mismas ganancias o pérdidas. Cuanto mayor es el beneficio obtenido en las operaciones, mayor ganancia obtendrán ambos.

Los “traders” tienen además la posibilidad de participar en parte de los 400.000 euros que invierte Darwinex cada mes en las estrategias con  mejores resultados.

Así, en palabras de Colon, “se pone en valor el talento de los traders, un activo que no está al alcance de cualquier inversor”, y se aplica el concepto de “economía colaborativa” al mundo de las finanzas.

DARWINs y el sistema de gestión del riesgo

Para representar las estrategias cotizadas por los “traders” se utiliza una figura denominada DARWIN (Dynamic Asset and Risk Weighted Investment), acrónimo que hace una analogía con el nombre del descubridor de la teoría de la evolución.

Y es que los DARWINs compiten entre sí por mostrarse aptos para el capital inversor, “tal y como la teoría de la evolución regula la supervivencia de las especies animales”, según el consejero delegado de Darwinex.

Un DARWIN es una cesta de activos cuya composición cambia dinámicamente, replicando la estrategia del “trader”. El valor liquidativo de un DARWIN para cada inversor es función del cambio de valor de su inversión desde el momento en que lo compra.

Cuanto mayor es la rentabilidad de las operaciones efectuadas por el “trader” en el lapso de tiempo desde que el inversor compra hasta que vende su DARWIN, mayor es el beneficio obtenido por éste en el momento de la venta.

Oficinas de Darwinex en Madrid. EFE/José Carlos Pedrouzo.

Oficinas de Darwinex en Madrid. EFE/José Carlos Pedrouzo.

El inversor puede comprar y vender DARWINs en la plataforma con total liquidez.

Colón explica que su funcionamiento es similar al de los Exchange-Traded Funds (fondos cotizados). En Darwinex, lo que se cotiza es el talento del trader, que se convierte “en un activo que cualquiera puede comprar”.

Existe la posibilidad de, en lugar de invertir en DARWINs individuales, hacerlo en “carteras” formadas por aquellos DARWINs que cumplan determinadas características para entrar y mantenerse en ellas.

El sistema de gestión del riesgo es el factor que mejor diferencia a Darwinex de otras alternativas.

Este sistema filtra el apalancamiento en las operaciones del “trader” para que, en caso de que la estrategia aumente súbitamente su nivel de riesgo, el inversor no se vea afectado.

El sistema gestiona el riesgo de los DARWINs con un nivel de riesgo objetivo del 20% de VaR mensual -a un nivel de confianza del 95%-. Lo que implica que cada mes hay una probabilidad del 5% de perder un 20% de lo invertido, o el 1% de perder un 30%, etc.

Así, la plataforma informa al inversor “de forma rigurosa” sobre cuánto puede perder, venciendo uno de los miedos principales a la hora de invertir en los mercados, el del desconocimiento real de la probabilidad de incurrir en pérdidas.

Ventajas para inversores y “traders”

Colón explica que Darwinex explota “pequeñas ineficiencias de los mercados”, un nicho de microestrategias poco escalables que los grandes bancos no pueden explotar eficientemente, pero al que “traders” independientes con menos infraestructura sí son capaces de sacar beneficio.

Para destacar la importancia de estas pequeñas ineficiencias, utiliza la teoría del “long tail”. Establece así un paralelismo entre el beneficio que obtienen multitud de microestrategias con el que obtiene Amazon con un catálogo amplísimo de libros que venden muy pocos ejemplares, y sin embargo constituyen el 50% de las ventas totales de la compañía.

De esta forma “se democratizan las inversiones financieras”, ya que se posibilita que cualquiera pueda acceder a los mercados y ganar dinero en ellos, “compitiendo con los grandes bancos de inversión en igualdad de condiciones”, añade.

“Nuestro objetivo es democratizar las inversiones financieras”

Mediante la plataforma se superan algunas de las barreras que encuentran los pequeños inversores en el acceso a los mercados financieros.

Los “traders” ven solucionado el problema que supone la obligatoriedad de obtener el permiso de gestor de carteras para poder operar legalmente con el capital de terceros.

Una gestión que es costosa y complicada, y que no es necesaria al hacerlo a través de Darwinex.

Al participar de los beneficios del inversor, “los traders aumentan sus retornos sin necesidad de aumentar su riesgo, a diferencia del apalancamiento, que multiplica el riesgo”, explica Colón.

El inversor, a su vez, accede a un tipo de estrategias “no disponibles para él hoy”, sin la exigencia de una inversión mínima cuantiosa ni intermediarios.

Pasado, presente y futuro de Darwinex

La empresa se creó hace 3 años, con financiación de los fundadores e inversores privados provenientes del sector financiero que, como explica Colón, “han creído en el proyecto”.

Además, Darwinex forma parte de la incubadora IDEON, especializada en el ámbito fintech, por la que han pasado proyectos como Fintonic. Ha sido una de las 20 finalistas del South Summit 2015, evento en el que participaron más de 1.800 proyectos y cuya organización corrió a cargo de Spain Startup junto a IE Business School y Fundación Incyde de las Cámaras de Comercio.

La sede de la compañía se encuentra en Londres, y por tanto ésta se rige mediante la FCA británica -con pasaporte de la CNMV-, que garantiza los depósitos hasta 50.000 libras. La mayor parte de la plantilla, formada por 26 personas, se encuentra en sus oficinas de Madrid.

Los planes de futuro para Darwinex son crecer, sobre todo en activos (DARWINs), y también ampliar el ámbito del mercado subyacente mediante la introducción de acciones y futuros.

Actualmente la web tiene unos 12.000 usuarios, de los que el 90% son “traders”. Se puede abrir también una cuenta en modo “demo”, utilizando dinero virtual pero operando con el mercado real.

A nivel de plataforma, está en proyecto la creación de una aplicación para teléfonos móviles, de la que ya hay un prototipo, así como el desarrollo de una API que permita a los “traders” integrar la plataforma en sus propios sistemas.

Tagged with: , , , , , ,
Posted in Emprendedores     PYMES
banner-ayudas-y-otras-cosas

efeemprende.imagen.widget

efeemprende.imagen.widget
Portadas de los diarios economicosResumen de la prensa nacionalLa Bolsa en vivo en EFEempresasBANNER_I-a-la-carta_cibertienda_300X250