China y Oriente Medio acaparan la compra de viviendas en Barcelona para lograr la Golden Visa

China, Egipto, Turquía y Arabia Saudí son las naciones de origen de los principales compradores de viviendas en Barcelona con el propósito de lograr la Golden Visa, el permiso de residencia para los ciudadanos extracomunitarios que inviertan 500.000 euros o más.

Vista aérea de Barcelona. EFE

La Golden Visa es una concesión de residencia para ciudadanos procedentes de países que no pertenezcan a la Unión Europea que inviertan un mínimo de 500.000 euros, así como para los familiares cercanos y dependientes del comprador, es decir, los cónyuges, los hijos menores de edad y los padres.

Según el consejero delegado de la empresa inmobiliaria Coldwell Banker España & Andorra, François Carriere, los principales inversores inmobiliarios que persiguen la Golden Visa buscan pisos amplios, de entre 120 y 150 metros cuadrados, de obra nueva, situados en el centro de la ciudad y cuya inversión media se sitúa entre los 600.000 y los 800.000 euros.

Carriere asegura que estos compradores dan un uso mixto a sus nuevas propiedades ya que “combinan su disfrute durante sus estancias en la ciudad con el alquiler durante los periodos del año en los que residen en sus países de origen”.

La Golden Visa en España

A pesar de que la ley que otorgaba la residencia española a través de la adquisición de una vivienda entró en vigor en el año 2013, su influencia no se ha notado en Barcelona hasta el año 2016 debido a la “aparición en el mercado barcelonés de nuevas oportunidades de compra de vivienda nueva procedente de la rehabilitación de edificios”, afirma el consejero delegado de Coldwell Banker.

bot_contrata