MUNDO ASEGURADOR

Jose Andrés Mayo

Blog de Jose Andrés Mayo, actuario y responsable de Gestión de Riesgos del Grupo Previsión Sanitaria Nacional, sobre la actualidad del sector asegurador, con el objetivo de darle más visibilidad en una lucha desigual con la banca

Teletrabajo inteligente

Tomando una cerveza en una terracita con mi mujer, me dice que el proyecto de teletrabajo en su empresa (también sector seguros) ya ha pasado la fase piloto y que comienza en breve, y además de mi momento de máxima envidia (como el que vosotros habéis tenido al leer cerveza y terracita), pensé que era tema de artículo para mi blog.

Si echamos un vistazo a la Wikipedia, por teletrabajo se entiende el trabajo a distancia, la posibilidad de trabajar en un lugar diferente a la oficina mediante la utilización de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación. Pero es mucho más, ya que seguro que, a gran parte de nosotros, lo primero que se nos viene a la cabeza es el poder trabajar en pijama desde tu casa, sin ducharte. Ese es el concepto a cambiar junto con otras ideas preconcebidas que abordaremos.

El teletrabajo tiene múltiples ventajas que, en la mayoría de los casos, para optimizar el rendimiento requieren de un complemento en mayor o menor medida presencial, ya que hay diferentes estudios, que establecen que el punto óptimo de rendimiento se sitúa entre 2-3 días de teletrabajo y 2-3 oficinas. En España, alrededor de un 7% de la población teletrabaja, ya sea diariamente o de la manera alterna comentada. Yo, por tanto, voy a escribir sobre este sistema mixto de teletrabajo, que creo que es al que debería tender nuestro sector y en el que yo personalmente creo, sin valorar aquel que pueda ser 100% desde casa, pero creo que no es nuestro caso.

Además de la imagen del pijama, como ventaja ficticia, hay otras reales al igual que ligeros inconvenientes, que paso a detallar. Quiero aclarar, que el artículo está realizado desde mi punto de vista externo y de conversaciones con amigos teletrabajadores, porque yo de momento no he tenido la suerte de ser uno de ellos.

Ventajas:

¿Trabajarán menos? En España, somos muy de cultura presencial, de trabajar sólo cuando mira el jefe, y claro con ese concepto, el teletrabajo parece un chollo. Pero el peligro, yo lo veo desde el otro lado, puede que nunca termines de trabajar, ya que no existe esa línea temporal (horario de salida de la oficina) para marcarte el cambio de “chip”.

Es cierto, que, en este horario amplio desde casa, puedes tener la flexibilidad de bajar a recoger al niño, o bajar a comprar el pan, pero eso puede equivaler a la pausa para charlar con el compañero del departamento de al lado.

Y luego está el concepto fin de semana, porque puedes seguir trabajando en los ratos “tontos” después de comer o antes de salir. Es decir, requiere de cierto autocontrol, para saber desconectar y diferenciar en el día en que te encuentras.

Solución: marcarte un horario, crear una rutina, con cierta flexibilidad eso sí, pero que no vaya a más.

Retomamos tema pijama. Creo que poca gente trabajará en pijama, aunque es verdad que puedes ponerte una ropa cómoda y te puedes ahorrar el maquillaje y algún día que otro de afeitado. La ducha no, por favor.

Y otro clásico. “Qué suerte tu mañana no tienes que madrugar”. Raro será quien no madrugue, porque o bien tienes que llevar a tus hijos al colegio, o sino estar conectado con los compañeros de la oficina. Porque como hemos dicho antes, la clave sigue siendo el establecer un horario de trabajo…y que desde tu oficina central lo conozcan.

Y qué decir de los desplazamientos, primero que ayudamos al medioambiente, segundo que nos ahorramos tanto la pérdida de tiempo en el coche como los posibles peligros al volante (habría que analizar impacto en nuestras pólizas de autos). Además del coste en combustible o transporte público.

Antes hemos hablado de la flexibilidad, y su derivada sería la conciliación familiar. ¿Quién no ha tenido alguna vez al niño enfermo y no podía llevarlo al colegio y no sabía qué hacer? Te quedas cuidándole y trabajas. ¿O tener que salir antes para llevarle a un entrenamiento? Te vas y luego continúas trabajando después (o antes) de cenar. Yo creo que el empleado feliz, es más eficiente porque está más motivado e implicado con su trabajo.

A lo largo de una jornada laboral, tienes cientos de interrupciones. En casa, también puedes tener alguna, pero seguro que menos. Tienes el peligro de engordar por ir más veces a la cocina, pero tu concentración (salvo que tengas al niño malo) será muy superior, junto a que percibirás un menor stress.

¿Y para las empresas? Creo que todavía más ventajas.

La empresa, ya no va a necesitar un espacio tan grande, porque puede conseguir que un trabajador teletrabaje los lunes y los martes y el otro el resto de la semana. Es decir, mitad de alquiler, de inmobiliario, de gastos de suministros, … También, si pagaba comidas, ahora tiene que pagar menos. Y otro tema, que me parece importante, pero que lo será más en el futuro…puedes contratar al mejor especialista, sin exigirle o pagarle un cambio de domicilio. Puede viajar los lunes a planificar la semana y mantener el contacto.

Inconvenientes:

Alguna vez te acordarás del compañero que no está, que tienes que llamarle, esperar localizarle porque, aunque sabes que lo vas a hacer en un alto porcentaje, no será tanto como cuando está en la oficina, que ya sabes que está o en la máquina de café o fuera fumándose un cigarro. Es decir, un porcentaje peor de comunicación, pero pequeño, siempre y cuando no nos enfrentemos a diferentes husos horarios.

Se puede perder un poco la sensación de grupo, de equipo, pero como hemos dicho, se soluciona fácil con determinadas jornadas conjuntas… ¿o es que ahora se hacen tantas actividades comunes?

Y creo que una vez, que te has convertido en un teletrabajador, con tus horarios flexibles, con tus rutinas, ya estás perdido para la sociedad como trabajador 100% de oficina, porque es complicado dar marcha atrás y volver a la rigidez.

Así que, sin probarlo, defiendo la modalidad mixta de teletrabajo, porque estoy seguro que es el futuro. En España, todavía no llegamos al 25% de empleados que realizan al menos 2 días (o su equivalente en horas) desde casa. En Europa la cifra supera el 60%. Del sector seguros no he conseguido datos, pero en cualquier caso hay que animar a todas las compañías a implantarlo.

 

banner-ayudas-y-otras-cosas

efeemprende.imagen.widget

efeemprende.imagen.widget
Portadas de los diarios economicosResumen de la prensa nacionalLa Bolsa en vivo en EFEempresasBANNER_I-a-la-carta_cibertienda_300X250