DIRSE. Directivos de Responsabilidad Social

La Asociación Española de Directivos de Responsabilidad Social es una asociación profesional nacida en abril de 2013 y constituida por más de 150 socios entre directivos, consultores y académicos. Su objetivo es dignificar la función directiva y el desempeño profesional de los dirse, de manera que incrementen su capacidad de influencia para la creación de valor en las organizaciones.

RSE en la era del doble clic

Por Juan Ignacio de Guzmán, socio de DIRSE https://es.linkedin.com/in/juan-ignacio-de-guzmán-6639748)

Hace unos días, mi vecino Antonio me envió por WhatsApp un artículo publicado en la página Verne del diario El País que reflexionaba sobre si se toma en serio a los jóvenes en los ámbitos público y laboral. El autor recordaba las bromas a Iñigo Errejón (1983), portavoz del Grupo Podemos en el Congreso de los Diputados, con motivo de la sesión constitutiva de la Cámara. Esa semana, los ingeniosos memes con la cara del joven político se multiplicaron: Errejón en brazos de Bescansa, Errejón recogiendo un maletín de PlayMobil, Errejón sonriendo. El texto daba en el blanco: todavía hay un sector que muestra prejuicios cuando un profesional es o aparenta ser muy joven.

No tengo claro si Antonio buscaba reírse de mi escasa barba o darme consejos de estética para parecer mayor a mi edad. Sin embargo, sí me hizo meditar sobre los nuevos políticos, cada vez más pujantes, nacidos en los ochenta: Pablo Casado (1981), vicesecretario de Comunicación del Partido Popular; César Luena (1980), encargado de la Secretaría de Organización y Acción Electoral del PSOE; Inés Arraimadas (1981), Presidenta del Grupo parlamentario de Ciudadanos en el Parlament de Cataluña; Alberto Garzón (1985), diputado en el Congreso por Unidad Popular; por nombrar solo a algunos.

Estos jóvenes traen aires nuevos a la política española e introducen una necesaria renovación en la manera de ver y entender la forma en la que los partidos e instituciones se relacionan con la sociedad. Y, hasta ahora, ninguno ha tenido que ponerse unas falsas canas para ser escuchado. Eso le respondí a Antonio, utilizando para ello más de un emoticono.

Decía Inés García-Pintos en una entrada anterior que, por su juventud, la función del dirse todavía sufre equívocos. Si se me permite, añadiría que quienes nos dedicamos a esta labor soportamos también cierta indiferencia por parte de las áreas más veteranas de las compañías. No comprenden, o no quieren comprender, nuestro discurso. ¿Esto te corresponde a ti? ¿No deberías dejárselo a los mayores?

Por tanto, es nuestra responsabilidad, en la del día a día como dirses, poner en valor el oficio, levantar la cabeza, ganarnos el respeto de nuestras organizaciones. Y debemos hacerlo, no con medidas estéticas para parecer mayores, sino con un verdadero compromiso. Nuestra ocupación así lo merece.

En la era digital, el tiempo de la interconexión y la supremacía visual, la manera de aproximarse a los temas muta rápidamente. Tan rápido como actualizamos nuestro WhatsApp. Los canales y las maneras de comunicarse con el entorno han cambiado. Las compañías deben comprender esta transformación del entorno y adaptarse. El dirse, por la función que le es propia, ha de actuar como antena transmisora y catalizador transversal del cambio. Estamos ante una oportunidad.

Entre tanto, y como reflexión, me pregunto si quienes hoy rigen los destinos de nuestro país no sobrepasan los 35 años, ¿qué papel están jugando sus coetáneos en el interior de las empresas? ¿Tenemos ya entre los dirses a profesionales que hayan compartido pupitre con Errejones, Casados, Luenas, Arraimadas o Garzones?

Tagged with: ,
banner-ayudas-y-otras-cosas

efeemprende.imagen.widget

efeemprende.imagen.widget
Portadas de los diarios economicosResumen de la prensa nacionalLa Bolsa en vivo en EFEempresasBANNER_I-a-la-carta_cibertienda_300X250

LO MÁS EN EFEempresas