e-Renovarse o morir…

Silvia Leal

Blog de Silvia Leal, Doctora en Sociología, experta en innovación y nuevas tecnologías. Asesora de la Comisión Europea para la Agenda Digital (competencias, e-liderazgo y emprendimiento). Colabora con el IE Business School, el Human Age Institute y el Programa Emprende (Canal 24h y la 1). Autora de Ingenio y Pasión & e-Renovarse o morir (LID Editorial).

ROBOTS EN LA ANTIGÜEDAD: ¿TAN SOLO UN CUENTO CHINO?

¿Qué pensarías de mí si te dijera que, según la cultura china, los autómatas hiperrealistas (imposibles de distinguir de una persona de verdad) llevan entre nosotros más de 4000 años?

La historia de los robots está muy ligada al viejo anhelo de la humanidad de crear seres artificiales a su imagen y semejanza. En algunas culturas tenían fines religiosos, mientras que en otras el sueño era, más bien, que nos descargasen de tareas pesadas o difíciles de realizar. Diferentes aplicaciones, pero el mismo deseo: replicar nuestra naturaleza. No nos debe sorprender, por todo ello, encontrar seres artificiales en la historia de todas las épocas.

Los autómatas forman parte de la cultura china, como mínimo, desde el año 2000 a. C. Cuenta así la leyenda que el ingeniero mecánico Yan Shi fabricó un autómata androide tan perfecto que tenía incluso los órganos internos, huesos, músculos, piel y pelo. Este cantaba y bailaba igual que un hombre, por lo que fue utilizado durante el reinado del rey Mu, de la dinastía Zhou (976 a. C.-922 a. C.), para su entretenimiento personal.

También se hizo popular el autómata de madera del segundo hijo del rey Ta-Ch’uan, apodado «El ingenioso». Su aspecto era tan parecido al de un hombre que era casi imposible notar la diferencia. El invento tuvo un triste final, dado que fue decapitado por las miradas que osaba echar a la reina.

La cultura china también atribuye la construcción de un autómata al rey de Lang Ling, un guerrero magistral del período Qi del Norte (550 a. C.-577 a. C.). Su creación, de forma androide, era la encargada de servir las bebidas a los invitados.

Para terminar, debo hacer una mención muy especial a la aportación del emperador Qin Shi Huang (260 a. C.-210 a. C.): en el año 206 a. C. se descubrió una pequeña orquesta mecánica de su época en la que cada personaje se movía de forma independiente.

Sin embargo, fue en 1974 cuando el emperador puso para siempre su sello en la historia. Ese año se descubrió el ejército de los Guerreros de Terracota, construidos por orden del emperador para que se encargasen de su protección en el viaje al más allá. Por ello, se aseguró de incluir mecanismos automáticos (como el disparo de ballestas) contra todo aquel que se atreviera a profanar su espacio.

Por todo ello, si te dijera que los robots llevan con nosotros varios miles de años… ¿Pensarías que se trata, tan solo, de «cuentos chinos»? Créeme, si me lo preguntasen a mí, desde luego, no me atrevería a poner la mano en el fuego…

Tagged with: ,
banner-ayudas-y-otras-cosas

efeemprende.imagen.widget

efeemprende.imagen.widget
Portadas de los diarios economicosResumen de la prensa nacionalLa Bolsa en vivo en EFEempresasBANNER_I-a-la-carta_cibertienda_300X250