- Ida y vuelta

Angel Alonso

Blog de Ángel Alonso Carracedo, experto en el mundo del Motor con décadas a sus espaladas escribiendo de Economía y sobre el sector en EFE, medio en el que también presentó y dirigió el programa de radio "Cuentakilómetros".

LAS INDUSTRIAS TRADICIONAL E INNOVADORA BUSCAN SU ESPACIO

Configurado definitivamente el nuevo Gobierno, la economía sale de su letargo. Un sector como el industrial, especialmente castigado durante la crisis, toma conciencia de las oportunidades que se abren con la política de consenso y pacto que impondrá la nueva correlación de fuerzas en el ámbito político y la necesidad de un talante de diálogo, lejano al estilo dominante de las incontestables mayorías de las últimas décadas.

Un problema de partida reside en diversificar las fuentes de riqueza de la economía española. Han sido años sometidos casi a la exclusiva discrecionalidad del ladrillo, dejando rezagados sectores que concedieron al empresariado español prestigio en los principales foros del comercio internacional. Un modelo que se ha demostrado vulnerable por su ciclotimia, aparte de poderosamente especulativo.

Uno de ellos, la industria, toma conciencia de los nuevos retos, pero desde la doble perspectiva, de recuperar el aval competitivo de las actividades tradicionales y de ocupar un lugar preeminente en el desafío de la innovación. En ambos capítulos, el sector del automóvil ocupa puestos de cabecera en la nómina de objetivos. En el plano de los clásicos, con el ejemplo de madurez transmitido durante la etapa de crisis, imprescindible para imponer estilos correctores de influencia y diálogo con los poderes públicos. Dentro de la innovación, con la portavocía que asume en los revolucionarios conceptos de movilidad, y su uso, que se avecinan.

INDUSTRIA COMO PACTO DE ESTADO

Una y otra facetas ya tienen ejemplos a seguir en la estrategia de futuro. La industria clásica española acaba de hacer una propuesta seria de pacto con el Gobierno. Busca la fortaleza, según los agentes sociales firmantes, (los sindicatos UGT y CCOO y la denominada Alianza por la Competitividad de la Industria Española, que agrupa a empresarios de varios sectores, entre ellos, el automovilístico), en una voluntad afianzada de que las propuestas trasciendan al espacio temporal de legislaturas y gobiernos. Es decir, una auténtica iniciativa de estado.

La declaración de intenciones, firmada en el más que testimonial ámbito del Consejo Económico y Social (CES), recoge un programa de actuaciones variado y ambicioso. A destacar las mejoras de factores de competitividad como el suministro energético a las grandes empresas, que penan con tarifas, hasta el 20 % más caras, que las del entorno comunitario. Se completa el marco reivindicativo con una política de infraestructuras que dé igual trato al transporte de mercancías que al de pasajeros; acciones decididas en I+D+i; programas de formación y empleo, que aseguren cualificación y estabilidad en los puestos de trabajo; una regulación pragmática, no duplicada y homogénea con el mercado, para evitar que cada año se publiquen un millón de páginas normativas entre el BOE y los diarios oficiales de las CC.AA; así como la homologación de acuerdos comerciales internacionales homogéneos.

Los agentes sociales firmantes proclaman, desde la fortaleza del consenso entre los agentes, que la industria española demanda una iniciativa de estado que recobre empleo, y rápidamente, sobre bases más sólidas. Los firmantes calculan que propuestas como este pacto generarían 1,5 millones de puestos de trabajo.

LA INDUSTRIA INNOVADORA

Es la cuestión del momento. El sector del automóvil esgrime algunos augurios como el de que, en los próximos diez años, esta industria va a innovar mucho más que en sus más de cien años de historia. En el centro de la diana de estos pronósticos, la conectividad y la autonomía en la conducción, con beneficios aparejados que se antojan indudables en factores tangenciales como la calidad medioambiental y la seguridad vial.

Una jornada sobre la movilidad de futuro, organizada por la asociación de vendedores Ganvam, sostuvo la tesis de que los cambios, muchos de ellos en fase de avanzado estado de experimentación, son imparables, aunque los plazos de consecución pueden prolongarse algo más de lo previsto, por las incógnitas que aún suscitan las nuevas orientaciones que tendrán que abordar las compañías de seguros y los dilemas del comportamiento de las máquinas en confrontación con la ética humana. Todo ello se habrá de plasmar en una legislación, que se quiere evitar resulte obsoleta nada más aprobarse, por la alta velocidad de crucero que imprime el desarrollo tecnológico a cualquier transformación.

La parte administrativa, representada por la DGT, no ocultó la imponente tarea reguladora que queda por delante, al afirmar que habrá muy importantes transformaciones, porque se parte de un sector muy regulado y las transiciones arrastran complejidad.

El encuentro resultó un abrumador catálogo de datos. Que hoy, un 95 % de la vida útil de los coches pase en fase de inmovilización, es sólido argumento para cambiar hábitos de uso. En ese paradigma sobresalen las empresas de movilidad urbana compartida, que no dudan en afirmar que se constituyen en alternativa casi total al coche privado.

La adaptación del negocio tradicional de los concesionarios a los nuevos retos pasa, según los expertos, por la especialización tecnológica en las fases de conocimiento y discriminación ante la gran concurrencia informativa que se prevé; una innovación en continuo movimiento; política de crecimiento, pues las pequeñas concesiones desaparecerán; planificar los resultados económicos en términos de caja; pensar en el gobierno corporativo y en el relevo generacional; y una nueva cultura de empresa priorizada en el compromiso y fidelidad con los clientes.                   

banner-ayudas-y-otras-cosas

efeemprende.imagen.widget

efeemprende.imagen.widget
Portadas de los diarios economicosResumen de la prensa nacionalLa Bolsa en vivo en EFEempresasBANNER_I-a-la-carta_cibertienda_300X250