MUNDO ASEGURADOR

Jose Andrés Mayo

Blog de Jose Andrés Mayo, actuario y Director de Gestión de Riesgos y Control Interno de Premaat, sobre la actualidad del sector asegurador, con el objetivo de darle más visibilidad en una lucha desigual con la banca

¿Hay alguien que no esté preocupado por las Pensiones?

Me di cuenta que tenía que escribir un artículo sobre las pensiones, cuando en la cena de nochevieja, vi que era conversación “trending topic de cuñados” junto al “yo ya sabía que iba a ganar Trump” y “ya preparo yo los gin tonics  que tú no tienes ni idea”.

 

Está en la calle que algo hay que hacer, es evidente. Desde 2011, ya hemos tenido un par de reformas de cierto calado, pero para este 2017, parece que tendremos “la definitiva”, y si no se produce un giro inesperado, el foco no va a centrarse en el recorte de las prestaciones sociales, sino en mejorar los ingresos del sistema público….parece que hay consenso entre los grandes grupos políticos, que no es poco.

 

Utilizando a la Seguridad Social como fuente de la información, de los casi 36 mil millones de euros que existían en el año 2000 y que alcanzaron su cenit en el 2011 con casi 67 mil millones, ahora estamos en poco más de 24 mil millones, es decir que la evolución del fondo de reserva de las jubilaciones, muestra el inminente agotamiento y siguiendo este ritmo de estos últimos años, en 2020 no queda ni el tapón de la hucha.

 

¿Y qué se puede hacer?, para empezar modificar las pensiones de viudedad y orfandad, y que vayan a cargo de los Presupuestos Generales del Estado y no de las cotizaciones sociales. Este acuerdo parece ya avanzado y en 2017 se podrá cerrar. Sí, ya se que es sacarlo de otro cajón, pero esta medida ahorraría un 14% del gasto anual de la Seguridad Social, que no está mal. Al menos pasaríamos de déficit a superávit, en cifras del año anterior.

 

¿Más ideas sobre la mesa? Muchas pero que sean viables…se habla de un nuevo impuesto como el que ya existe en Francia de contribución social, pero ahora mismo no estamos para más impuestos. Otra fácil, que las empresas aporten más, pero desde la patronal tampoco están de acuerdo, que este año les toca subida de impuestos.

 

¿Y estamos todos de acuerdo  en algo? Pues no, ya que como principal punto de conflicto es quien debe aceptar el primer recorte. Cierto que para los que están ahora cobrando pensiones, es duro rebajárselas, pero, ¿no lo es también que cuando llegue mi generación no tengamos nada o un porcentaje muy inferior? Cuando la respuesta, ya la tenemos clara, a modo de justicia, vuelvo a hacer de abogado del diablo,  y planteo otra respuesta opuesta a la solución pensada, ya que si disminuimos la pensión actual, no solo afectamos a los jubilados, sino a  miles de familias que se apoyan en la misma, porque no podemos olvidar del nuevo rol de los “abuelos” en la sociedad: vital. Es decir, que si no podemos rebajar la actual, y yo quiero cobrar dentro de bastantes años, ¿qué hacemos? Vamos a ver puntos de vista y posibilidades.

 

¿Problemas detectados? La población, qué España tiene un problema demográfico es obvio. A finales del siglo pasado el ratio trabajador/pensionista era 7/1, ahora estamos en 3/1 y para dentro de 30 años, si se mantiene la tendencia, estaríamos ligeramente por encima del 1/1. Cada año que pasa la esperanza de vida aumenta 2,5 meses. Y también económico, desde el 2008 o algo después cuando empieza la crisis, el Estado ha ingresado menos por impuestos.  Y luego están los movimientos migratorios sufridos por la misma causa.

 

¿Soluciones?, pues que nos gusten a todos, ninguna, porque todas tienen sus pros y contras, pero queremos la viabilidad así que esfuerzos habrá que hacer. Una que está en boca de todos, es la ampliación de la edad de jubilación aunque parece que de momento se habla de cierta flexibilidad en la misma. Y la comentada al comienzo del “post” de incrementar la presión fiscal. Desde luego, si los políticos no han encontrado la piedra filosofal, yo tampoco ni era mi objetivo, aunque al final acabaré apostando por mi solución favorita.

 

Y otro debate, ¿hay interés en confrontar la Seguridad Social y los Planes de Pensiones?, ¿hay un debate interesado para cuestionar el sistema público? Creo que el mayor error sería enfrentar lo público con lo privado, ambos son ya imprescindibles. Por el principio de igualdad entre las personas, se tiene que seguir apostando por un reparto solidario de la riqueza, pero quienes tengan recursos sobrantes, creo que no deben dudar en invertirlos en planes de pensiones privados, con una legislación más favorable, todo sea dicho. Los gobiernos deben potenciar e incentivar el ahorro a largo plazo, para facilitar una planificación de futuro.

 

Por terminar con la idea inicial del pacto del 2017 en España, de tener como objetivo incrementar los ingresos, eso pasa por actuar por las causas directas y no son otras que aumentar los empleos de calidad y la productividad. Qué fácil de decir pero que complicado de cumplir. Mayores ingresos también son mayores cotizaciones, casi siempre por vía impositiva, y eso es reducir renta. Y volvemos a la pescadilla, de siempre.

 

Mi propuesta, porque este blog va de mojarse, sería adoptar el sistema de Seguridad Social implantado en Suecia (con menores porcentajes para que no fuera tan gravoso) y complementarlo con un plan de pensiones privado mejorando la legislación actual. Por no dejaros con la intriga, os hago un breve resumen del sistema sueco: sistema  de solidaridad intergeneracional con dos tramos de cotización, un tipo del 16% (en España tendríamos que ajustar este porcentaje a la baja), que forma parte del sistema de reparto, y un segundo tramo del 2,5% del salario que va a un sistema de capitalización de gestión pública. Cada trabajador se construye con ese 2,5% su propia pensión obligatoria (este segundo tramo también podría aliviarse con la existencia de una legislación favorable a los planes de pensiones privados).

 

El primer tramo es lo que se denomina cuenta nocional, que se nutre de sus cotizaciones y las de la empresa. Con ese dinero se están pagando las pensiones a los jubilados de hoy, pero a la vez se está reconociendo el derecho al trabajador para cuando se jubile, más una rentabilidad que se vincula a la tasa de crecimiento de los salarios. Al final de su vida laboral tiene una cuenta virtual de, por ejemplo, medio millón de euros. Cuando se jubila se calcula su esperanza de vida y se divide entre esos años. Si la esperanza de vida es de 20 años, le quedan 25.000 euros anuales. Tiene varias ventajas. La primera es que se le reconoce lo cotizado; la segunda, que es sostenible, porque las pensiones crecen o decrecen en la medida en que lo hacen los salarios. Además es trasparente, porque cada trabajador sabe cuánto está acumulando ya que anualmente recibes la información de lo llevas cotizado, con cuanto llegarás a la jubilación y la pensión que te quedará.

Por concluir, otra ventaja adicional de este sistema, que yo veo fundamental, es que te permite jubilarte a partir de los 61 años, sabiendo que “tu dinero” en este caso se divide entre más años. Ahí es donde entraría el complemento de los planes de pensiones privados.

 

Espero que hayáis pasado unas buenas navidades, y que podáis deshaceros del cava, mazapán y polvorones cuanto antes, y eso si, mejor dar el dinero a una ONG o aportar al plan de pensiones antes de apuntaros al gimnasio, que ya sabéis que luego no vais a ir. Os deseo un feliz 2017 y que nos sigamos escribiendo/leyendo por aquí.

 

efeemprende.imagen.widget

efeemprende.imagen.widget banner-ayudas-y-otras-cosas
La Bolsa en vivo en EFEempresasResumen de la prensa nacionalPortadas de los diarios economicosBANNER_I-a-la-carta_cibertienda_300X250