DIRSE. Directivos de Responsabilidad Social

La Asociación Española de Directivos de Responsabilidad Social es una asociación profesional nacida en abril de 2013 y constituida por más de 150 socios entre directivos, consultores y académicos. Su objetivo es dignificar la función directiva y el desempeño profesional de los dirse, de manera que incrementen su capacidad de influencia para la creación de valor en las organizaciones.

EL “SER O NO SER” DEL DIRSE

Por Inés García-Pintos. Tesorera de DIRSE y jefa de RSC e Innovación en CECABANK

Los dirses tenemos la suerte de haber ido construyendo nuestro job description sobre la marcha y de manera “corporativa”. Me explico. La función directiva en temas de RSE o sostenibilidad se ha ido perfilando a medida que este enfoque de estrategia empresarial ha ido a su vez tomando forma y asentándose en la agenda de las compañías. Como en todo, cuanto más asentada y más definida está esta estrategia, así lo estarán también los perfiles de los directivos que se ocupan de la materia.

Y no he dicho por casualidad, en el párrafo anterior, lo de “corporativo”. Pocas funciones existen en el organigrama empresarial que mantengan una relación tan estrecha y personal con colegas de otras empresas. Existe una especie de “camaradería profesional” que nos ha ayudado en la travesía del desierto hasta llegar hasta donde hemos llegado. Que no es poco. Pero todavía sufrimos equívocos, sobre lo que entra y lo que no entra dentro del perímetro de nuestra función. La “juventud” y la transversalidad es lo que tienen.

Qué no es el dirse. El dirse no es el responsable de la acción social, o al menos no solo. No es el que “gasta” parte (mínima) de los beneficios, sino el que contribuye a diseñar la estrategia sobre cómo generar ese beneficio: el que trabaja en el cómo y no en el qué. Así que no, el DIRSE NO es el director de la fundación correspondiente. Es muy agradecido y te convierte en alguien muy popular ser el responsable de las “buenas acciones” de la empresa, de las campañas de navidad y de las acciones solidarias, pero esa no es la función del dirse.

El dirse tampoco es el responsable de reputación. La reputación sería una consecuencia, un resultado positivo (o negativo) de la política de RSC, pero no la finalidad última. La finalidad de la RSC, como la del resto de políticas de la empresa, es ganar dinero. En este caso de manera responsable y sostenible. Si la RSC es conocida y coherente, la mejora de la reputación viene como consecuencia. Pero el responsable de RSE NO es responsable de reputación.

Por las mismas, el dirse tampoco es el dircom, ni el dircom el dirse. La RSE no es un instrumento de la comunicación de la empresa, ni el DIRSE “el que hace las memorias bonitas”, el que construye los mensajes positivos, el que transmite la cara amable de la empresa. La tentación es alta, pero más vale no caer en ella o el DIRSE será un simple peón con competencias superficiales e irrelevantes.

Sin embargo, el dirse sí debe, entiendo, convertirse en un observatorio de lo que sucede, tanto dentro como fuera de la empresa. Y en ese sentido tener una estrecha relación con Comunicación. Ser quien detecta las tendencias y analizar cómo lo que sucede “fuera” puede influir en lo que sucede “dentro”; o cómo lo que sucede “dentro” puede impactar a lo que está “fuera”. Esa relación “dentro-fuera”, propia de los departamentos de Comunicación o Estudios, debe ser también ejercida por el dirse.

Hasta aquí algunas reflexiones personales sobre lo que es y lo que no es el DIRSE. Retomo la afirmación del primer párrafo: cuánto más asentada esté la RSE o sostenibilidad en la compañía, menos dudas se tendrán sobre lo que hace del dirse. ¿O es que alguien duda de cuáles son las responsabilidades del director financiero?

banner-ayudas-y-otras-cosas

efeemprende.imagen.widget

efeemprende.imagen.widget
Portadas de los diarios economicosResumen de la prensa nacionalLa Bolsa en vivo en EFEempresasBANNER_I-a-la-carta_cibertienda_300X250

LO MÁS EN EFEempresas