DIRSE. Directivos de Responsabilidad Social

La Asociación Española de Directivos de Responsabilidad Social es una asociación profesional nacida en abril de 2013 y constituida por más de 150 socios entre directivos, consultores y académicos. Su objetivo es dignificar la función directiva y el desempeño profesional de los dirse, de manera que incrementen su capacidad de influencia para la creación de valor en las organizaciones.

2015, el año de la RSC

Por Francisco Hevia, Vocal Junta Directiva DIRSE 

La cumbre mundial del cambio climático, celebrada en París del 30 de noviembre al 11 de diciembre, es el cierre perfecto para un año en que ha quedado patente la creciente concienciación de la sociedad por alcanzar un mundo más sostenible. Nadie duda de la urgencia de actuar y llegar a acuerdos de ética global para acabar con la pobreza, luchar contra la desigualdad y la injusticia, mejorar la transparencia y hacer frente al cambio climático. Gobiernos, instituciones, organizaciones públicas y privadas, empresas y ciudadanos están empezando a adquirir un compromiso compartido, a través del desarrollo y la aplicación de diversas acciones con las que avanzar en esta dirección.

 

Las grandes empresas empezaron a integrar de manera sistemática en sus organizaciones aspectos sociales, ambientales y de buen gobierno hace apenas 15 años, desde que en 1999 surgiera el Pacto Mundial, en el Foro Económico Mundial de Davos, amparado por Naciones Unidas y a raíz de una iniciativa presentada por Kofi Annan. Desde entonces, las empresas españolas han sido pioneras en la adopción de principios e implantación de herramientas de gestión de la responsabilidad social corporativa (RSC), obteniendo además con ellas un importante retorno financiero. Ahora el reto está en incrementar su rigor, transparencia y compromiso, e incluir estos principios de gestión ética en la estrategia de todas las organizaciones.

 

Prueba de la relevancia adquirida por la RSC en las empresas, es el primero de los hitos que han hecho de 2015 un año especialmente relevante en esta materia: la incorporación por la Comisión Nacional del Mercado de Valores de recomendaciones en materia de RSC en el Código Unificado del Buen Gobierno de las Sociedades Cotizadas. En concreto, incluye 3 recomendaciones específicas en RSC y 4 más para otros aspectos empresariales. En conjunto, sientan las bases para que las empresas optimicen la generación de beneficios a través de las acciones de RSC, y a la vez marca las pautas de mejora del gobierno corporativo en nuestro país.

 

Especialmente relevante en esta dirección ha sido también la aprobación, en la cumbre de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas del pasado mes de septiembre, de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Los principales líderes políticos y empresariales del mundo adoptaron esta ambiciosa agenda global con otros tantos objetivos clave para cumplir en los próximos quince años. Significó un paso más respecto a los Objetivos del Milenio aprobados en 2000. Uno de los aspectos más relevantes de esta medida ha sido el significativo papel que el mundo empresarial ha asumido como agente activo fundamental, tanto en la formulación como en la adopción de los ODS.

 

Asimismo, la aprobación de la nueva Ley del Voluntariado, veinte años después de que se adoptara el primer texto normativo en este campo, ha marcado el tercero de los grandes momentos que, junto con la COP 21, han definido el progreso de la RSC en 2015. La nueva normativa vincula el voluntariado corporativo a un mundo empresarial concebido como factor clave en la mejora de la sostenibilidad.

 

Es cierto que también ha sido un año de hitos que han puesto a prueba, por la vía del mal ejemplo, la función del Director de Responsabilidad Corporativa, casos como el de Wolkswagen, han puesto foco en la función y en la gestión ética de las empresas. Como ya expresaba nuestro Presidente hace unas semanas, muchos CEOs han entendido el mensaje y están trabajando para “poner un DIRSE en su vida”.

 

Este ha sido, en definitiva, un año de avances y mejoras en el constante proceso de integración de un común compromiso por la sostenibilidad, la igualdad y la conservación del medio ambiente. Se está vehiculando mediante la creación de una cadena de valor en la que los principales agentes sociales toman parte activa a través de unos principios éticos rectores. Con este impulso debemos afrontar los desafíos a los que en los próximos años deberemos hacer frente las empresas; hacer todo lo que esté en nuestra mano por reaccionar y, en la medida de nuestras posibilidades, actuar en beneficio de la sociedad y del planeta en que vivimos. Pero ese será otro post … feliz 2016.

 

 

Tagged with: ,
banner-ayudas-y-otras-cosas

efeemprende.imagen.widget

efeemprende.imagen.widget
Portadas de los diarios economicosResumen de la prensa nacionalLa Bolsa en vivo en EFEempresasBANNER_I-a-la-carta_cibertienda_300X250